Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

05/06/2021.  San José, el padre silencioso

16/05/2021.  Maíz: qué va a pasar con las importaciones de China

29/04/2021.  Granos: qué se espera para las próximas cinco campañas agrícolas

19/04/2021.  ¿El cuidado del alma no es esencial?

14/04/2021.  Un santo que en silencio aceptó la voluntad de Dios

19/03/2021.  Un hombre que se entregó a la voluntad de Dios

09/03/2021.  Un gran candidato para el Nobel de la Paz

17/02/2021.  Falta de representatividad y genocidio planificado

08/02/2021.  Contra todo pronóstico la Iglesia vive

14/10/2020.  Carlo Acutis: El adolescente que va camino a ser el santo de Internet

13/10/2020.  Opinión. Trigo transgénico: evitar perjuicios económicos

29/09/2020.  La reforma política, ¿para cuándo?

10/09/2020.  una política de Estado para el crecimiento agroexportador

20/07/2020.  Recolectan firmas por Internet para que Larreta vete el protocolo

30/05/2020.  La venida del Espíritu Santo

30/05/2020.  Mirar el bosque. La eliminación o baja de los derechos de exportación produce un beneficio

19/05/2020.  El puente del amor en Sarajevo

01/05/2020.  ¿Habrá más o menos trigo en la campaña 2020/21?

27/04/2020.  Debate sacramental

15/04/2020.  De la generación de energía a la exportación, consecuencias de un Paraná sin agua.

02/04/2020.  Alimentos y divisas: qué tener en cuenta en época de coronavirus.

16/12/2019.  Del abrazo de la unidad al Protocolo de la desunión

26/04/2018.  Nueve meses. Nueve razones para no abortar.

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

San José, el padre silencioso
05/06/2021 - Revista Valores - Vol. VIII - Academia del Plata
 
 
El Papa Francisco consagró este año litúrgico a San José, con motivo del 150 aniversario de la declaración del santo como Patrono de la Iglesia Universal, realizada por el Papa Pio IX. En su carta apostólica, Patris Corde (Corazón de padre), Francisco analiza distintas facetas sobre el mayor santo de la cristiandad después de María y, entre otras cosas, nos recuerda que los santos “ayudan a todos los fieles a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad”, para luego agregar que: “San José lo dijo a través de su elocuente silencio”. Y es así, ya que en los evangelios no encontramos ninguna palabra del santo, sino sólo referencias a los sueños que tuvo o hechos en los que participó, según nos relatan san Mateo y san Lucas. Son pocos los datos que existen sobre él. Su nombre era Josef (“el que añade” o “que Dios añada”). No se sabe si fue hijo de Jacob (lo dice Mateo en la genealogía de Cristo) o de Helí (según Lucas), pero sí que era del linaje o de la casa de David, de allí que viajara a Belén para cumplir con el censo decretado por el emperador Augusto. Se supone que fue hermano de Cleofás o Clopas, el esposo de una de las seguidoras de Jesús (María la de Cleofás), que a su vez era padre de los primos del Señor a quienes a veces se los confunden como hermanos (“tu madre y tus hermanos están aquí”). José tenía el oficio de téjnon (artesano), pero la tradición lo fue convirtiendo únicamente en carpintero ya que así se lo menciona en los evangelios de Mateo y de Marcos (“¿no es este el hijo del carpintero?”). Un trabajador desposado con una virgen llamada María. Ambos vivían en Nazaret. Ya se habían comprometido y de hecho eso implicaba ser esposos, pero todavía no se había realizado la ceremonia formal de la boda cuando ella recibió el anuncio del ángel Gabriel y quedó llena del Espíritu Santo. Es decir, quedó embarazada. Se nos dice que José era un varón justo y fiel cumplidor de la Ley. Por eso, al enterarse del embarazo de María sin tener él nada que ver en el asunto, tiene las dudas lógicas de cualquier hombre, pero no desea repudiarla públicamente por temor a que fuera lapidada por adúltera y decide divorciarse en silencio. Tomada la decisión, recibe en sueños el anuncio del ángel que nos relata san Mateo: “José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque el niño que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo. Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados”. Es un anuncio parecido al que había recibido María tiempo antes según el relato de san Lucas. En ambos casos, el ángel Gabriel, menciona el “no temas”, el nombre de “Jesús” y la acción del “Espíritu Santo”. Ambos son anuncios difíciles de creer racionalmente. “Pero nada hay imposible para Dios”. A diferencia de María que responde al anuncio dando su sí verbalmente: “Que se cumpla en mí según tu palabra”, José lo da en silencio. Pero su silencio no es pasivo, sino que actúa en consecuencia. “Cuando José se despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había ordenado y recibió a María como esposa. Y sin haber tenido relaciones dio a luz un hijo, al cual llamó Jesús”. El fiat o sí de José, es parecido al fiat de María, porque está inspirado en el mismo Espíritu Santo. Esta “obediencia de fe” en José veremos luego cómo se repetirá al menos tres veces más a raíz de los sueños: en la huida a Egipto para evitar la matanza de Herodes (“toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que te avise”); en el regreso a Israel tras la muerte de Herodes (“toma al niño y a su madre y regresa a Israel”); y en la elección de Nazaret para vivir evitando la posible persecución de Arquelao (“y avisado en sueños se retiró a la provincia de Galilea”). Claro que en Belén hay una fuerte confirmación a su silencio obediente dado por la veneración de los pastores al recién nacido y la adoración de los Magos; ratificadas luego por las palabras de Simeón y de Ana en el Templo, cuando presentan el niño ante Dios. Es decir que, al silencio obediente en la fe, le siguen signos que Dios le envía y que le confirman que se trata de algo divino en lo que se lo invita a ser partícipe, aunque le cueste entenderlo plenamente. “Mis ojos han visto a tu Salvador”, dirá Simeón. José, además, acepta convertirse en padre de Jesús, ya que los padres eran quienes ponían el nombre a sus hijos. Y como tal, se hará cargo de nutrirlo y educarlo hasta su muerte. Se dice siempre que José fue padre “putativo” de Jesús, es decir, que era considerado como el padre, aunque no lo fuera biológicamente, ni por adopción. El término proviene del latín “putativus”, que quiere decir “considerado”. Y José, como padre, actuará en silencio, pero en forma efectiva. Lo llevará a que sea circuncidado, lo presentará con su madre en el Templo y lo salvará de las huestes de Herodes cambiando su condición personal y familiar por la de un inmigrante o, si se quiere, un exilado en tierra extranjera (Egipto). Mientras Jesús va creciendo, José le trasladará todo su conocimiento sobre la Ley, la vida y el oficio. “El niño crecía y se fortalecía en sabiduría y gracia”, nos dice el texto evangélico. José, varón justo, lo instruye desde su conocimiento humano sobre la Torá y la historia del pueblo de Israel. Además, lo va formando para la vida, más allá de la condición divina de Jesús. Por lo tanto, seguramente, muchos de los gestos y actitudes de Jesús, serán a imitación de su padre terrenal, como ocurre con nuestros hijos. Por último, le enseña con pasión su oficio, para que el día de mañana pueda procurarse su propio sustento. De alguna manera, las manos de Jesús aprenderán de las manos de José, el arte de trabajar la madera y otros elementos utilizados en las construcciones de la época. La fiesta del 1 de mayo que celebra a San José Obrero hace honor a esa enseñanza en el trabajo y el esfuerzo que le da a Jesús. Y eso fue lo que llevó a Pío XII a declararlo Patrono de los Trabajadores. Cuando a los doce años, María y José, pierden a Jesús en el Templo, lo buscan, se angustian y María se lo reprocha diciendo: “¿Por qué nos has hecho esto? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados”. Jesús le responde: “¿No sabían que yo debo estar en los asuntos de mi Padre?”. José, al escuchar esto, no se ofenderá con Jesús ni los abandonará. Todo lo contrario. En silencio, aceptará nuevamente que todo el asunto proviene de Dios, pero que él seguirá siendo en la tierra el padre de Jesús. Los historiadores suponen que José murió antes de que Jesús iniciara su vida pública, ya que no está presente, por ejemplo, en las bodas de Caná de Galilea. Su muerte fue tan silenciosa como su vida, pero, seguramente, tomado de la mano del hijo de Dios y de María habrá sido una muerte maravillosa y en paz. De allí que la tradición del pueblo de Dios lo rescata como Patrono de la Buena Muerte. El Papa Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica Redemptoris Custos (Custodio del Redentor) nos dice que: “el silencio de José posee una especial elocuencia: gracias a este silencio se puede leer plenamente la verdad contenida en el juicio que de él da el evangelio: el justo”. Francisco, en la Carta mencionada al comienzo de esta nota, nos invita a encontrar en José “al hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta, un intercesor, un apoyo y un guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en segunda línea, tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación”. En los tiempos que vivimos, donde nos toca enfrentar problemas de salud y de mucha muerte debido al COVID 19; de consecuente falta de trabajo, desocupación y pobreza; sumado a la crisis de la familia y del sentido de la fidelidad del amor que venimos arrastrando hace tiempo; el ejemplo de san José, nos puede ser de suma utilidad para la reflexión imitando su silencio interior y apertura a la escucha de la voluntad de Dios, así como el sentido de la verdadera paternidad, que educa, forma y transmite conocimiento para la vida.