Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

16/11/2021.  La excusa de los saldos exportables

12/11/2021.  Trigo HB4: Entre la euforia, los riesgos y la confusión

20/10/2021.  Carta: Junto a ti María

29/09/2021.  Trigo Transgénico: ¿un peligro nacional?

10/09/2021.  La crisis de la representación política

08/09/2021.  Esquiú. El beato antigrieta que ayudó a edificar la República

22/07/2021.  El avance de la ideología de género

05/06/2021.  San José, el padre silencioso

16/05/2021.  Maíz: qué va a pasar con las importaciones de China

29/04/2021.  Granos: qué se espera para las próximas cinco campañas agrícolas

19/04/2021.  ¿El cuidado del alma no es esencial?

14/04/2021.  Un santo que en silencio aceptó la voluntad de Dios

19/03/2021.  Un hombre que se entregó a la voluntad de Dios

09/03/2021.  Un gran candidato para el Nobel de la Paz

17/02/2021.  Falta de representatividad y genocidio planificado

08/02/2021.  Contra todo pronóstico la Iglesia vive

14/10/2020.  Carlo Acutis: El adolescente que va camino a ser el santo de Internet

13/10/2020.  Opinión. Trigo transgénico: evitar perjuicios económicos

29/09/2020.  La reforma política, ¿para cuándo?

10/09/2020.  una política de Estado para el crecimiento agroexportador

20/07/2020.  Recolectan firmas por Internet para que Larreta vete el protocolo

30/05/2020.  La venida del Espíritu Santo

30/05/2020.  Mirar el bosque. La eliminación o baja de los derechos de exportación produce un beneficio

19/05/2020.  El puente del amor en Sarajevo

01/05/2020.  ¿Habrá más o menos trigo en la campaña 2020/21?

27/04/2020.  Debate sacramental

15/04/2020.  De la generación de energía a la exportación, consecuencias de un Paraná sin agua.

02/04/2020.  Alimentos y divisas: qué tener en cuenta en época de coronavirus.

16/12/2019.  Del abrazo de la unidad al Protocolo de la desunión

26/04/2018.  Nueve meses. Nueve razones para no abortar.

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Esquiú. El beato antigrieta que ayudó a edificar la República
08/09/2021 - Clarín
 
 
Diez de la mañana del sábado 4 de septiembre de 2011. Transcurre el sencillo acto que se realiza en Catamarca por la beatificación de Fray Mamerto Esquiú, el franciscano de la rama de los frailes menores que fue una figura relevante de la historia argentina y que todos deberían conocer. Preside el legado pontificio y asisten obispos de todo el país. Se lee el acta por la cual el Papa Francisco lo declaró beato en 2020 (Benedicto XVI lo había declarado Venerable en 2006). Luego, se descubre una gran imagen del hombre a quien dieron en llamar el “orador sagrado”: sacerdote, periodista, legislador, maestro, profesor, obispo y predicador. 
 Mamerto de la Ascensión Esquiú Medina nació el 11 de mayo de 1826 en un sitio conocido como Piedra Blanca, sobre el Camino Real que conducía al Alto Perú, a unos 17 kilómetros de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. Hijo de don Santiago Esquiú, campesino humilde de origen catalán y doña María de las Nieves Medina, catamarqueña y tejedora. Mamerto nació enfermo y desde los 5 años su madre lo vistió con el sayal o hábito franciscano que nunca más se sacaría. Fueron seis hermanos. A los 10 años quedó huérfano y junto con su hermano Odorico, fueron a vivir al convento de San Francisco en la capital de Catamarca. 
Desde chico que Mamerto tuvo la mente abierta para el estudio y para analizar lo que sucedía en el país. A los seis años año ya sabía leer y escribir, a los 12 comenzó a estudiar filosofía, a los 14 teología, a los 15 tomó el hábito de novicio, a los 16 hizo sus primeros votos, a los 17 ya era maestro del colegio y a los 18 fue nombrado Director, para ser ordenado sacerdote en 1848 con tan sólo 22 años y bajo las debidas dispensas por la edad. En el colegio suprimió los castigos y dispuso que se diera: "Sólo cariño".
Así como progresaba en los estudios, Mamerto también advertía la anarquía que reinaba en la incipiente nación. Desde la revolución de Mayo y la posterior declaración de la Independencia, todo había sido una lucha fratricida entre hermanos, unitarios contra federales y dentro de los mismos federales entre déspotas y republicanos. Así vio como en 1840 el ejército enviado por Rosas derrotó a la Coalición del Norte, entrando en Catamarca a degüello y asesinando a Marco Avellaneda en Metán. ¿Cuándo el país encontraría la paz y la unidad?, era lo que se preguntaba Esquiú. Él había llegado a la conclusión de que en todos los países de América, desde México a la Argentina, reinaba la anarquía porque existía una rebeldía innata en sus pueblos de desobedecer a la autoridad y de no respetar las leyes. 
Después de Caseros y la caída de Rosas (1852) y con el dictado de la Constitución en 1853, fray Mamerto comienza a vislumbrar un cambio en su querida patria. El gobernador de Catamarca, Pedro Segura, le pide entonces que prepare una homilía para la jura de la Constitución en Catamarca. Homilía que se convertiría en uno de los cinco sermones famosos del fraile (1853, 1854, 1857, 1861 y 1880). Muchos creyeron que se iba oponer a la Constitución por las bases liberales que le había dado Alberdi, en las que consagraba la libertad de cultos como un derecho, pero fue todo lo contrario, su defensa fue formidable, tanto, que Urquiza mandó imprimirlo y repartirlo por toda la Confederación. Entre otras cosas que vale rescatar por los tiempos que hoy vivimos, Esquiú recalcaba que las constituciones deben ser inamovibles (no se las puede estar cambiando todo el tiempo) y merecen sumisión del pueblo, esto es, cumplir sus preceptos y las leyes que de ella se derivan. Esquiú exclamaba: “¡Noble patria! ¡Cuarenta y tres años has gemido en el destierro! ¡Medio siglo te ha dominado tu eterno enemigo en sus dos fases de anarquía y despotismo!” Y concluía el sermón diciendo: "Obedeced, Señores, sin sumisión no hay ley; sin leyes no hay patria, no hay verdadera libertad: existen solo pasiones, desorden, anarquía, disolución, guerra y males de que Dios libre eternamente a la República Argentina”. 
El 23 de marzo de 1854, con motivo de la instalación de las autoridades federales de la Nación Argentina, pronunciará otro de sus memorables sermones, en el que dirá: “Las bases del gobierno no son el apiñamiento de todas las personas, de todas las vidas, de todos los intereses, que haría el trono de un Dictador, sino las mismas garantías del ejercicio de nuestras facultades, el uso libre y cumplido de todos nuestros derechos: ese es el único camino de llegar al recinto de la autoridad, este derecho existe, porque existen los nuestros; aquel se desenvolverá en una vasta órbita, cual necesite, pero sin menoscabar esa otra en que se desarrollan los nuestros; y del movimiento libre de aquel y de los nuestros, resulta ese todo regular y armonioso que hace la magnífica ilusión de los pueblos modernos, que contienen más bellezas y encantos que cuanto hay en la naturaleza”. También este sermón fue mandado imprimir por las autoridades nacionales y repartido en todo el territorio. Serán en adelante conocidos como “los dos sermones patrios”. 
En 1855 es nombrado vicepresidente de la Convención que le daría forma a la Constitución de Catamarca. En 1856, por clamor popular, es elegido diputado provincial desde donde fomentó la minería, el alumbrado público, la construcción de escuelas y la introducción de la imprenta. Paralelamente a su labor legislativa comenzará a escribir en el periódico “El Ambato”, sobre todo artículos sobre religión, patria, migración y educación. Dirá que como periodista: “No se debe escribir ni publicar aquello que no se pueda sostener como caballero”. 
Luego de la batalla de Pavón (1861) y la caída de la Confederación, se aleja de Catamarca y pasará once años en Bolivia, 5 años en Tarija y 6 en Sucre, a pedido del obispo. Allí no sólo ejercerá la cátedra de filosofía y teología, sino que fundará el diario “EL Cruzado” desde donde seguirá bregando por la unidad, la paz, la educación y el progreso. 
En 1872, el presidente Sarmiento lo propondrá al Vaticano en la terna de candidatos como posible obispo de Buenos Aires (en esa época se los nombraba de esta forma, pero hoy es decisión del Vaticano). Esquiú rechaza tal posibilidad y se aleja aún más de nuestro territorio, viajando al Perú y posteriormente a Ecuador. Finalmente, en 1876, se embarca hacia Roma y Tierra Santa, donde tendrá la gracia de dar la homilía del Viernes Santo en la iglesia del Santo Sepulcro. Más tarde, a pedido del Superior de los franciscanos regresa a la Argentina para ayudar en la reorganización provincial. Desembarca en Buenos Aires, por primera vez en su vida, donde será más tarde invitado a pronunciar un sermón en el Tedeum con motivo de la federalización de la ciudad. En 1878, el presidente Nicolás Avellaneda lo propone en la terna como obispo de Córdoba a raíz del fallecimiento de monseñor Álvarez. Esquiú no quiere el cargo, pero como el Vaticano lo elige, termina aceptándolo, diciendo: “Si lo quiere el Papa, Dios lo quiere”. Ejercerá su cargo a partir de 1881 por tres años. 
Muere volviendo de una gira por La Rioja, el 10 de enero de 1883, en la posta “El Suncho” de su querida Catamarca, con tan sólo 57 años. Su cuerpo embalsamado se encuentra en la catedral de Córdoba, su corazón incorrupto, que fue trasladado por su hermano Oderico al convento de los franciscanos de Catamarca, fue misteriosamente robado en dos ocasiones, despareciendo en el 2008 cuando un joven boliviano lo sustrajo de su urna.