Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Tiempo de diálogo entre padres e hijos
11/06/2000 - Diario de Río Negro
 
 

Diálogo. ¿Qué cosa es el diálogo? Hay cientos de definiciones. Pero tomemos una sencilla de un diccionario cualquiera. “Charla entre dos o más personas, que alternativamente manifiestan ideas o afectos”. Así de simple. Pero, ¿qué difícil resulta dialogar con los hijos, sobre todo si estos son adolescentes o jóvenes en camino a la madurez? Una de las trabas principales es la escasez de tiempo para hacerlo. No tenemos tiempo y ellos tampoco. “El fin de semana hablaré con María, con Juan, con Pedro. Lo prometo. Juro que esta vez lo haré”. Y el momento nunca llega, porque las preocupaciones de padres e hijos son muchas y cuando existe un espacio libre están la televisión, los Diarios, navegar por Internet, los amigos, los estudios, la siesta que uno tanto necesita, tareas pendientes del trabajo, el novio o la novia de ellos, o vaya uno a saber qué. Pero en vez de preocuparnos, deberíamos ocuparnos. ¿Cómo hacerlo? Entre otras cosas, aprendiendo a manejar el tiempo y evitando que este nos lleve por delante. El concedernos el tiempo necesario para entablar el diálogo es uno de los elementos fundamentales para que este sea posible. Tiempo que, sumado entre otras cosas a la predisposición para hacerlo, la apertura de corazón, la necesaria escucha, el discernimiento, el buen consejo y la corrección fraterna, junto al encuentro de un espacio físico para que tenga lugar, nos asegurarán buenos frutos.

Y esto de darnos tiempo, no es cosa fácil, sobretodo para el hombre urbano que vive apurado, con la premura por llegar al éxito, al poder o a la fama, o, sin ir tan lejos, a cubrir sus necesidades básicas o ficticias para poder vivir. No sabemos bien la razón, pero el tiempo nos exige, nos empuja, nos pasa por encima y termina devorándonos. Máxime en Occidente, donde lo medimos cuantitativamente, como a cuentas que indefectiblemente perdemos o a páginas irrecuperables de un libro. Y así, el tiempo presente se consume vertiginosamente, atrapado entre las huellas de un pasado que nos grita lo que no pudimos hacer y las ansias por conocer lo que puede llegar a sucedernos en el futuro.

 “El tiempo vuela”. “El tiempo es oro”. Tantas veces hemos escuchado decir esto. Y siempre hay mucha verdad en los dichos populares. Pero si el oro es el tradicional símbolo de la riqueza, ¿qué mayor riqueza que entregar parte de nuestro tiempo al diálogo con nuestros hijos? Porque, como el tiempo vuela, cuando queramos darnos cuenta, ellos ya no estarán más a nuestro lado o, si lo están, quizás sea imposible volver a dialogar. Nosotros, los adultos, somos los que debemos tomar la iniciativa dando el primer paso. No sólo porque precisamos recibir afecto y conocer como evolucionan las ideas de nuestros hijos, sino, porque ellos lo necesitan más aún que nosotros. Pues la vorágine del tiempo en que vivimos también atrapa a los jóvenes y los desorienta.

Miedo al futuro laboral. Temor a las obligaciones. Pánico por asumir compromisos. Desmoronamiento de la escala de valores. Indiferencia. Incertidumbre. Escepticismo. Y tantas cosas más que podríamos decir acerca del escenario en que ellos se ven sumergidos en los albores de este nuevo siglo. Ante semejante panorama, si los jóvenes están privados de diálogo en el seno del hogar, ¿a quién pueden recurrir en busca de consejos o de límites? Lamentablemente, muchas veces el único remedio que encuentran es escapar de la realidad con espejismos o sumergiéndose en el autismo del engranaje consumista y cibernético, mientras nosotros, los adultos, nos quejamos de que esto suceda. “Pero si me rompí el lomo por ellos. Todo lo hice por mis hijos. ¿Cómo es posible?”
 
El secreto, quizás, consista en comenzar a medir el tiempo de otra forma, como lo hacían y todavía lo hacen otras civilizaciones. Ya no cuantitativa, sino cualitativamente. Es decir, por el significado vital de cada momento que vivimos. Por el valor profundo de las circunstancias. “Hoy lloré con María. Me reí con Juan. Tomé un café con Pedro”. Frases que podrían reemplazar a las primeras y que permanecerán grabadas en el corazón de los sujetos del diálogo. Porque lo que tiene significado, no se pierde ni se vuela. Lo vital es lo valioso, lo que nos dignifica como personas, por encima del tiempo y de nuestros logros o fracasos personales. Y nada más vital que nuestra propia trascendencia en otras vidas, como son y serán siempre nuestros hijos.

En esto, algo podemos aprender de la naturaleza y de sus ciclos, por cierto mucho más pausados que los de un reloj despertador o un cronómetro de velocidades. El cambio de estaciones, los movimientos del sol, de la luna y las estrellas, el ritmo de las mareas, la evolución de los cultivos, la renovación misma de la tierra, sin duda tienen otro ritmo. Midiendo el tiempo de otro modo, podremos, a semejanza de ella,  aprender a manejarlo y darnos un espacio para el diálogo en el hogar sin descuidar el ejercicio de nuestras propias actividades.

Me parece interesante terminar esta pequeña reflexión, parafraseando al Eclesiastés: “Hay un momento para todo y un tiempo para cada acción bajo el cielo: un tiempo para nacer y un tiempo para morir; un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado...un tiempo para llorar y un tiempo para reír; un tiempo para lamentarse y un tiempo para danzar...un tiempo para abrazar y un tiempo para abstenerse de los abrazos...un tiempo para callar y un tiempo para hablar...” ¡Qué bueno sería tomar conciencia de que hoy es el tiempo para dialogar con nuestros hijos!