Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

La droga del cautiverio
28/02/2012 - diario Los Andes de Mendoza
 
 

Como muchos, estoy indignado con todo lo que está ocurriendo en nuestro país en los últimos días. Máxime, teniendo en cuenta la reciente tragedia del tren en la estación de Once que pareciera ser un reflejo de lo que nos pasa. Muertos, heridos, afectados, desconcertados, asombrados... Gente que además de tener que viajar todos los días como si fuera ganado, apretujados, con calor y en vagones en pésimo estado, ponen en riesgo sus vidas. Porque fulano, sutano y mengano no hacen las cosas bien. Ni los concesionarios privados que manejan los trenes con grandes subsidios, ni los empleados ferroviarios, ni los funcionarios públicos que deben controlar. Lo que falla es el sistema planteado por el Gobierno para el transporte público. Sin embargo, lo único que se piensa es en los beneficios políticos y electorales de una tarjeta plástica que dividirá más a nuestra sociedad, entre los que todavía podemos decir lo que pensamos con libertad condicional y los que no pueden, porque forman parte de la ciudadanía cautiva de la dádiva, del electorado presionado para ir en tal o cual dirección. Y encima el desvergonzado Secretario de Transportes, se anima a decir públicamente: “si pasaba ayer, hubiera sido menos grave”. Claro, porque el sistema de cautiverio había declarado dos días de feriado por el carnaval, cosa de asegurar que “siga el baile al compás del tamboril”.

Por momentos, el sistema pareciera querer copiar aquella droga llamada “soma”, que el genial escritor Aldous Huxley imaginó en su novela “Un mundo feliz” y que le daban a la gente para que no se deprimiera. En nuestro caso, el “soma” es la droga que asegura el cautiverio popular con las “buenas ondas” de los discursos presidenciales, los subsidios y planes sociales repartidos a dedo, el dibujo de las estadísticas que siempre dan crecimiento, caída de la pobreza y el desempleo,  la permanente incorporación de feriados para que se trabaje cada vez menos, el Futbol para Todos y recientemente, para otro tipo de cautivos (los que manejan el poder), el aumento sideral de las dietas de los legisladores. En este caso, tal fue el efecto del “soma del cautiverio” que casi ninguno se opuso al aumento antiético que se concedieron a sí mismos.

El asunto es mantener al pueblo cautivado con la pildorita del consumo y del relato de que “todo esta bien”, y que sólo Clarín o La Nación son los que mienten permanentemente,  inventando, por ejemplo, el caso de corrupción que golpea al  vicepresidente de la República, sin que éste haya hecho ningún esfuerzo por aclarar los hechos. Pero claro, cuando suceden cosas como las del tren en Once, pareciera que el efecto del “soma del cautiverio” se termina y el pueblo despierta sin comprender cómo si “todo estaba bien” es que ocurren estas cosas, mientras la señora Presidenta se aleja cada día más de los acontecimientos, no se sabe si por indiferencia, impotencia o vergüenza.

Sí, realmente estoy indignado, aunque no creo que a ninguno de los que menciono se le mueva un músculo de la cara por lo que yo escriba. Total, tienen a los jueces también bajo los efectos del “soma jurídico” que es una mezcla de buenos sueldos, ferias dos veces al año, privilegios impositivos y ese ninguneo a la Justicia que los deja supuestamente bien parados en el recurrente somnífero de la espera eterna o del simple cajoneo de las causas hasta que todo prescriba, como prescribirá con el tiempo este nuevo accidente ferroviario sin que ninguno de los grandes responsables tenga su merecido castigo, salvo aquellos “perejiles” que les sirvan de chivos expiatorios.

Estoy indignado pero quiero vivir en democracia, por lo tanto, debo tratar de evacuar la indignación de una manera pacífica y civilizada, no como hacen los “cautivadores” en el poder que están destruyendo lo poco de civilización democrática que nos queda para sumergirnos en la mayor de las barbaries, consistente en la pérdida de la dignidad humana. Porque no es digno, ni humano, que nos sigan diciendo que “todo anda bien”, cuando a diario, la realidad nos demuestra que “casi todo anda mal” y que Argentina se está cayendo poco a poco en el abismo de una impunidad jamás vista, donde no hay premios ni castigos, donde el ejemplo de los de arriba brilla por su ausencia. Pero como no basta con la denuncia ni la queja, sino lo que se necesitan son propuestas: propongo que volvamos a leer la verdadera historia argentina, cuando a principios del siglo XX éramos admirados por la eficiente y extensa red de transporte que teníamos. ¿Cómo lo habían logrado los auténticos progresistas de la generación del 80? Con la receta del esfuerzo, la moral y la inteligencia. Esa es la esperanza que me queda, que algún día nos despertemos en la lucha por recuperar lo que alguna vez fuimos, pero adaptado a los tiempos modernos.