Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

La invitación de Francisco de ir a la periferia
27/05/2014 - Valores religiosos
 
 

El Papa Francisco nos invita a salir, a ir hacia la periferia, no solamente geográfica, como pueden ser los suburbios de las grandes ciudades donde hay mucha miseria, sino que nos habla de las “periferias existenciales”. Y repite aquello que dijo durante la primera audiencia pública de su pontificado, en la plaza de San Pedro: “…Vivir la Semana Santa siguiendo a Jesús quiere decir aprender a salir de nosotros mismos para ir al encuentro de los demás, para ir hacia las periferias de la existencia, movernos nosotros en primer lugar hacia nuestros hermanos y nuestras hermanas, sobre todo aquellos más lejanos, aquellos que son olvidados, que tienen más necesidad de comprensión, de consolación, de ayuda. ¡Hay tanta necesidad de llevar la presencia viva de Jesús misericordioso y rico de amor! Vivir la Semana Santa es entrar cada vez más en la lógica de Dios, en la lógica de la Cruz, que no es ante todo aquella del dolor y de la muerte, sino la del amor y del don de sí que trae vida. Es entrar en la lógica del Evangelio. Seguir, acompañar a Cristo, permanecer con Él, exige un ‘salir’. Salir de sí mismos, de un modo de vivir la fe cansado y rutinario, de la tentación de cerrarse en los propios esquemas que terminan por cerrar el horizonte de la acción creativa de Dios. Dios salió de sí mismo para venir en medio de nosotros, puso su tienda entre nosotros para traernos su misericordia que salva y dona esperanza”.

En esto estuve pensando la semana pasada con algo dando vueltas en mi cabeza, tal vez, para un nuevo libro. Me propuse salir de casa e ir hacia la periferia. Pero, ¿dónde estaba o dónde queda la periferia? ¿Es un lugar físico, una condición humana, un estado personal del alma? Lo cierto es que lo primero parecía ser la necesidad de “despertar” a la periferia, “abrir los ojos”, contemplarla, “tomar conciencia” de ella. Caso contrario, no se podía avanzar en el análisis. Es que tantas veces estamos “dormidos” frente a la realidad que nos circunda, que no vemos y, entonces, somos inconscientes de la “otredad”. En esos casos, quizá, solamente percibimos nuestra propia periferia existencial.

En ese pequeño “despertar”, vi como tres círculos periféricos que originan esta breve reflexión que, obviamente, debe continuar. Hay una periferia física, geográfica, espacial. Es el contorno de la circunferencia, o lo que rodea un centro. En este sentido se han tejido a lo largo de la historia, distintas visiones geopolíticas o sociales. El centro que domina la periferia o que se olvida, lisa y llanamente, de ella. Hay un segundo círculo periférico que está ligado más a la condición humana: enfermo, pobre, preso, anciano, migrante, abandonado, en situación de calle, desempleado, etc… Este círculo no está tan ligado al espacio, aunque puede superponerse agravando la condición. Es decir, pareciera que no es lo mismo un desempleado que vive en una villa miseria que aquel que vive en una casa con cierto confort, lo mismo podría decirse de un jubilado, un enfermo, etc… Sin embargo, la periferia de la condición humana está en todas partes. El tercer círculo, sería la periferia personal, ligada a nuestra alma o, si se quiere, a nuestro corazón y que se vincula con nuestra afectividad y nuestros deseos. Allí, por ejemplo, están los que se sienten no queridos o padecen el peso de sus propias debilidades: los soberbios, los vanidosos, los egoístas, etc…

La invitación del Papa pareciera ser movernos en estos tres círculos de la periferia, donde por supuesto, la acumulación circular puede agravar el cuadro de situación. Así, una mujer abandonada por su esposo, que no tiene recursos y vive en una casilla de emergencia con cinco hijos, probablemente, tendrá más necesidad de ayuda, de comprensión y consolación. En ese caso, estaremos ante la opción preferencial por los pobres entre los más pobres. Aunque, en definitiva, ninguna regla científica puede ser aplicada en estos casos. Habrá que caminar la periferia y darse uno cuenta de las mezclas y variaciones.

Con ese espíritu, de “contemplar y ver la periferia”, salí de mi casa y me encontré con una señora que hace años veo tirada en la vereda de una gran avenida (alguien me dijo que los asistentes sociales de la ciudad la llevan a un lugar de refugio, pero se escapa, porque está mal de la cabeza y su mundo es la calle). Me detuve a mirarla mientras dormía, toda sucia y mal oliente. Sí, era un habitante de la periferia. ¿Qué podía y podíamos hacer por ella? Porque mirar la periferia, como si fuera solamente una película, no tenía valor ni sentido…pero el tomar conciencia, me y nos llevaría a pensar en soluciones concretas y efectivas… o quizás bastaba con rezar por ella, preguntando su nombre…o conocer algo de su historia de vida y el por qué estaba allí (según los cuentos del vecindario, toda su familia había muerto en un incendio en el que, además, se quemó la casa). El viaje por la periferia siguió frente a una ciega pidiendo limosna en la boca de entrada del subterráneo…y yo dudando de su condición humana: “¿será ciega o me estará engañando?” Seguí de largo pero, recordando la “periferia”, me detuve a mitad del pasillo…di media vuelta, saqué un billete, lo puse en su mano derecha…miré sus ojos esperando verlos blancos o vacíos…la escuché preguntarme de cuánto era el billete: “de diez pesos”…Y volví a pensar que de esa manera completaba su engaño…Hasta que me dijo: “que Dios te colme hoy de bendiciones”. Me partió el alma. Automáticamente, me di cuenta que en la periferia se podían encontrar compensaciones. Dar y recibir. Ir hacia la periferia para dar…pero terminar recibiendo. Entonces, resonaron aquellas palabras de Jesús: “Porque tuve hambre y me diste de comer…”

Como el viaje siguió y esto continúa, incluso llegar de vuelta a casa, mirarme al espejo y descubrir la periferia de mi corazón en esa sombra que produce en algún lugar del rostro el egoísmo, terminé con un deseo de continuar “despertando”, pese a la edad, y recoger esa invitación de Francisco de ir al encuentro de la “periferia existencial” donde hay tanto dolor y sufrimiento. ¿Para qué? Para dar y recibir. Un intercambio de fe, con fe y en fe.