Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

¿Cristianos Derrotados?
17/01/2014 - Valores Religiosos
 
 
En una de sus homilías de la misa matinal que celebra en la capilla de la casa Santa Marta, el Papa Francisco ha dicho que “la Iglesia está llena de cristianos derrotados”, “convencidos a medias”, con una “esperanza aguada”. Y que para alcanzar “la fe que vence al mundo” los cristianos debemos encomendarnos a Dios. Confieso que esta homilía de Francisco me llegó al corazón. No sé si por el momento personal que estoy viviendo, o, quizá, por cómo nos sentimos los argentinos como nación. Es lógico que existan momentos de desazón en nuestra vida y que tendamos a bajar los brazos (problemas de salud, la pérdida de un trabajo, la muerte de un ser querido, los desencuentros afectivos, etc…), pero de allí a permanecer en un estado de “desesperanza” continuo hay una gran diferencia. Lo mismo, cuando nos miramos como sociedad ante los fracasos recurrentes (la inseguridad, el desempleo, la inflación, la impunidad, etc…) podemos caer, como me decía alguien el otro día, en el “fatalismo” característico de los argentinos y repetir aquello de que: “no podemos salir adelante, siempre nos pasa lo mismo, no tenemos remedio, esto nunca va a cambiar, los políticos son todos iguales, la historia se repite….”. Y digo que la homilía de Francisco me llegó al corazón, porque con esa habitual simpleza y profundidad que lo caracteriza, me recordó dos elementos básicos para recobrar la esperanza y salir victorioso en esta disputa contra la desesperanza, al decir que la fe exige dos actitudes: “confesar y confiarnos”. “La Iglesia está llena de cristianos derrotados que no creen que la fe venció al mundo, que la fe es victoria, que no viven esta fe”, y agregó que si no se vive esta fe, “está la derrota” y, entonces, “el príncipe de este mundo, vence al mundo” (cuando Francisco se refiere al príncipe de este mundo, habla del espíritu del mal, del maligno, aunque para muchos, la existencia del demonio, en los umbrales del siglo XXI, puede sonar a cuento para niños). Es decir, si no confesamos que creemos en un Dios que venció al pecado y a la muerte, en un bien que venció al mal, nuestra fe se diluye. Decía Francisco al respecto: “Confesar la fe, exige creer no en parte o a medias, sino en toda la fe, esta fe como ha llegado a nosotros, por el camino de la tradición: ¡toda la fe!”. Y agregó que la fe cristiana se resume en la oración del Credo, rezada “desde el corazón y no como papagayos”. En el Credo, Dios es el que crea, y Jesús es el Señor concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, que resucitó de entre los muertos. Es decir, el que venció a la muerte y al pecado. “¿Cómo puedo saber si confieso bien la fe?”, preguntaba Francisco respondiendo: “Hay una señal: quien confiesa bien la fe, y toda la fe, tiene la capacidad de adorar a Dios…el termómetro de la vida de la Iglesia está bajo en esto…hay poca capacidad de adorar…y esto es porque en la confesión de la fe no estamos convencidos o estamos convencidos a medias”. Claro, “adorar a Dios”, en nuestros tiempos, hasta pareciera un sacrilegio. Adoramos el dinero, el placer, el poder, o algún ídolo deportivo…¿pero a Dios? Suena casi ridículo. ¿Por qué? Tal vez, porque muchos cristianos, justamente, ya no creen en ese Credo, ni que Dios fue el Creador y que uno es simplemente una creatura; ni que Jesucristo padeció y murió en la cruz, para darnos la salvación. Por lo tanto, cómo es posible adorar a alguien en quien no creemos con toda nuestra alma y todo nuestro corazón. Es la historia repetida del pueblo de Dios, que le da la espalda a su Creador y se inclina ante el “becerro de oro”. Luego de referirse al “confesar la fe y custodiarla”, Francisco habló de la segunda actitud necesaria: la confianza en Dios. “Así como la confesión de la fe nos lleva a la adoración y al elogio de Dios, el confiarse a Dios nos lleva a una actitud de esperanza. Hay tantos cristianos con una esperanza con demasiada agua, con una esperanza débil. ¿Por qué? Porque no tienen la fuerza y el coraje de encomendarse al Señor”. “Pero si nosotros cristianos, creemos confesando la fe, también custodiando la fe y confiándonos a Dios, al Señor, seremos cristianos vencedores. Y esta es la victoria que venció al mundo, nuestra fe”, concluyó diciendo. Confiar en Dios nos hace bien, aunque también parezca una cosa de niños dentro de la cultura en la que estamos inmersos, encerrada en el “mérito propio” y el “individualismo”, como únicos instrumentos para salir adelante y recobrar la esperanza. Pero en este “solo yo”, frecuentemente, nos hundimos en la desesperación, incluso los cristianos, cuando tomamos conciencia que no todo depende de nosotros mismos. Por eso, estas palabras de Francisco, me llegaron al corazón, porque me recordaron una fórmula sencilla del camino evangélico: profesar la fe, adorar a Dios y confiarnos por entero en Él, quizá, repitiendo diariamente aquella hermosa jaculatoria que vive en la tradición de la Iglesia: “Jesús, en vos confío”.