Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"
31/10/2014 - diario La Nación
 
 

Hay que celebrar que el Papa haya impulsado el reciente “Sínodo de la Familia” y la apertura para tratar ciertos temas difíciles concernientes a la problemática familiar. Esa apertura, considerada por el propio Francisco, como el “decir todo lo que se piensa” (parresía), sin temor, ni siquiera a lo que podía opinar el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe; fue lograda sin romper la “unidad en la diversidad” que es una de las características de la ecclesia. De nada hubiera servido tal apertura, si producía una división irreparable entre sectores que pueden disentir (algunos periodistas hasta llegaron a hablar de probable “cisma”). Es que, como el mismo Papa dijo en el discurso de cierre del Sínodo, una de las principales misiones de todo Sumo Pontífice es “garantizar la unidad”, mantener la “comunión” (koinonía) dentro de la Iglesia. Podría decirse entonces que los límites de todo proceso de apertura de la Iglesia, están en la división, o, si se quiere, si en aras de suturar las heridas de unos, se abren heridas en otros, la Iglesia se convertiría en una enfermería que genera sus propios enfermos y el proceso de apertura no tendría beneficios.

Entender la koinonía de la Iglesia, sin aceptar la presencia del Espíritu Santo, parecería algo muy difícil de lograr para cualquiera que sólo base su análisis en la razón o la lógica.  Francisco lo ha señalado en el mencionado discurso: “Tantos comentaristas han imaginado ver una Iglesia en litigio donde una parte está contra la otra, dudando hasta del Espíritu Santo, el verdadero promotor y garante de la unidad y de la armonía en la Iglesia. El Espíritu Santo que a lo largo de la historia ha conducido siempre la barca, a través de sus ministros, también cuando el mar era contrario y agitado y los ministros infieles y pecadores”. Ya san Pablo hablaba de todos estos temas en su “llamado a la unidad” de la carta a los Efesios (Ef 4,1-4): “Yo, que estoy preso por el Señor, los exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación recibida. Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor. Traten de conservar la unidad del Espíritu, mediante el vínculo de la paz. Hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu, así como hay una misma esperanza, a la que ustedes han sido llamados, de acuerdo con la vocación recibida”.

En cuanto al documento final del Sínodo, dado a conocer como “Relatio Synodi”  y sobre el que la Iglesia trabajará durante todo un año hasta el próximo Sínodo, pienso que ha logrado el equilibrio necesario entre las posiciones expuestas, representando a culturas, contextos y realidades muy diferentes, como son las de los distintos países, regiones  y continentes donde la Iglesia extiende su misión de propagar el Evangelio y el Amor de Dios. Esto se logró, pese a las presiones externas por convertir el Sínodo en un encuentro reducido a la discusión de sólo dos temas: el trato a los homosexuales y la comunión de los vueltos a casar, como si la problemática familiar de la postmodernidad se agotara en eso; y a las tensiones internas, que el propio Francisco calificó en su discurso como distintas tentaciones. A mi modesto entender, cuando se discutieron los temas, hubo variadas y ricas posiciones que surgieron del lógico disenso entre teólogos y pastores, unos más volcados a la defensa del Magisterio y otros al pastoreo de las ovejas; en definitiva, un  proceso de análisis entre Justicia y Misericordia que ya fuera magistralmente abordado por Juan Pablo II, en su segunda Encíclica, titulada: Dives in Misericordia (Rico en Misericordia). En este sentido, vale la pena recordar a este santo “apóstol de la Misericordia”, quien en su último viaje a Polonia exclamó: “El mensaje de la Divina Misericordia es capaz de llenar los corazones de esperanza y pasar a convertirse en el fundamento de la nueva civilización: la civilización del Amor”.

Por último, si alguna observación podría hacerle al documento, como padre de familia y esposo, y siempre reconociendo las propias limitaciones, es que tal vez se hizo demasiado hincapié en las consecuencias de la falta de amor o de las heridas del amor, más que en los beneficios del amor conyugal, entre hombre y mujer, vividos en comunión familiar,  con presencia de lo que nos trasciende, esto es, de Dios, que es la fuente de todo Amor. En una palabra, hablar más de los beneficios del amor ideal, que tanto necesita la sociedad de hoy, sobre todo, que precisan encontrar los jóvenes, quienes temerosos de sufrir dichas heridas, se resisten al abordaje incondicional del amor de Dios que transforma el amor humano con su infinita Misericordia y logra, con la predisposición solidaria del hombre, dejar de lado el egoísmo y convertir al Amor en aquello que también señalaba san Pablo: El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás".