Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.
04/07/2012 - Valores Religiosos
 
 

“La Iglesia es santa y pecadora”, hemos escuchado decir miles de veces, en referencia a las virtudes y defectos de los hombres que la componemos. Cualquiera de nosotros puede ser santo y pecador o puede realizar actos buenos y malos, aunque haya quienes tienen una tendencia mayor hacia el bien, sea por gracia, por ascesis personal o por una combinación de ambas. “Quien esté libre de pecado que arroje contra ella la primera piedra”, les dijo nuestro Señor Jesucristo a los que estaban por lapidar a la mujer adúltera. Entonces, no puede extrañarnos que cualquier persona humana, sujeta como está a la debilidad, pueda hacer algo indebido, aún las cosas más aberrantes e inverosímiles. Dependerá de Dios, cuya misericordia es infinita, juzgarlo en base al arrepentimiento y a la posibilidad de reparación de la falta cometida. Baste con recordar el doble pecado del rey David y el perdón de Dios, para asomarnos a tal misterio insondable para el hombre y del que hablara magistralmente el difunto Juan Pablo II en su encíclica Dives in Misericordia.

Sin embargo, una cosa es opinar sobre las acciones privadas de los hombres y otra sobre los actos públicos, sobre todo, cuando se tienen responsabilidades jerárquicas sea en el Estado o en la Iglesia. Es que el “escándalo” (del griego skándalon) no sólo escandaliza, sino que, en el caso de la Iglesia, lastima al cuerpo místico de Cristo y pone obstáculos en su caminar. El Señor le dijo en una oportunidad a Pedro: “¡Apártate de mí Satanás! ¡Escándalo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres” (Mateo  16,23). En otras traducciones bíblicas se habla de “tropiezo”, pues el escándalo de las palabras de san Pedro, era motivo de tropiezo para su misión salvadora, ya que le traía a colación los pensamientos de los hombres. Pues bien, así como los pensamientos pueden ser motivo de escándalo también lo son las acciones que saltan a la vista de la opinión pública, sobre todo cuando están ligadas a la concupiscencia de la carne del clero.

Según una de las definiciones que nos da el diccionario de la Real Academia española, el escándalo es la “acción, situación o comentario que provoca rechazo e indignación pública, por su amoralidad o su inconveniencia”. Y ciertamente es escandaloso escuchar o leer que un sacerdote o un obispo tienen relaciones homosexuales, pedófilas o heterosexuales, muchas veces con hijos no reconocidos que van apareciendo. Como escandalizan también las intrigas vaticanas, las luchas por el poder eclesiástico o los delitos financieros cometidos por algún religioso. Sin embargo, ello no basta para poner en jaque a una Institución milenaria que, contra viento y marea, sigue andando, inspirada e iluminada por el Espíritu divino (aunque con el “pensamiento de los hombres” se dude de ello).

El escándalo cometido por algún miembro del clero, produce comentarios de todo tipo (como el reciente caso del obispo argentino que acaba de presentar su renuncia, aceptada inmediatamente por el Vaticano) pero, más aún, deja secuelas que nos invitan a la reflexión. Desde el “pensamiento de los hombres”, se analiza la conveniencia o no de mantener el celibato sacerdotal, la posibilidad o no de que un sacerdote pueda conservar la castidad, canalizando su eros en el amor a Dios y en el ágape con su comunidad. Materia discutible por cierto, dada la amplitud de experiencias religiosas a lo largo de los tiempos, no sólo dentro del catolicismo sino fuera de él (desde el celibato que practican los monjes budistas hasta la opcionalidad de casarse que existe en las iglesias orientales y ortodoxas, con excepción hecha para los obispos). En cambio, desde el “pensamiento de Dios”, alguna frase evangélica salida de la boca de Jesucristo puede ayudarnos a remontar nuestra reflexión hacia lo alto, que es, en definitiva, hacia dónde queremos llegar: “…hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda” (Mateo 19,12).

Más allá de cuál pueda ser nuestra opinión personal, creo que en momentos de tropiezo, la mejor forma de levantarnos, es recordando en quién tenemos puesta la esperanza y a quién seguimos. Cristo, en tal sentido, con su palabra iluminadora nos recuerda que se encarnó en el seno de María y se puso en medio de nosotros, no para condenarnos, sino para salvarnos de una vez y para siempre. Por lo tanto, seguir a Cristo, jamás podrá ser motivo de escándalo. Por eso, en una oportunidad, le dijo a sus discípulos: “Vayan a contar a Juan lo que ustedes han visto y oído: los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!” (Mateo 11, 4-6)

En momentos en que la Iglesia es atacada y debe sortear todo tipo de escándalos que se le presentan, desde fuera y desde dentro, creo, humildemente, que hay que pedirle a Dios la gracia de que nos fortalezca la fe, la esperanza y el amor en Cristo, motivo de elevación para todo aquel que quiera dejarse liberar, sanar y salvar por Él.