Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

La necesidad de concordar en una sociedad polarizada
02/03/2013 - Valores Religiosos
 
 

“Pónganse de acuerdo de una vez y dejen de pelear”. Esta frase creo que la hemos escuchado desde la niñez, comenzando por el seno del hogar, en el colegio, entre los amigos, en un equipo deportivo, en el matrimonio y el trabajo. Pero ahora, más que nunca, resuena en el seno de la comunidad. Es que hablamos de que nuestra sociedad está cada día más intolerante, crispada, agresiva, enfrentada, dividida…al borde siempre de la discusión y la pelea, sea esta verbal o física. Y no estamos hablando de los conflictos que produce de por sí la creciente inseguridad y la delincuencia, sino de cierta discordia colectiva fruto de una mezcla de fracaso, resentimiento, revanchismo, malhumor, fastidio y hasta de odio entre los extremos de la misma, alimentado principalmente desde el poder político y mediático. Y no se trata de una “sensación”, sino de un hecho bien concreto.

Concordar es ponerse de acuerdo, al menos en la necesidad de convivir con cierta paz, unidad y armonía. Ya lo anticipó nuestro viejo conocido, el gaucho Martín Fierro: “los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera; tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea; porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”. Lo cierto es que los argentinos hemos nacido peleando por ser nación y vivido peleando por sostenerla, con ciertos intervalos de mayor o menor armonía. Desde antes de la colonización, los pueblos nativos luchaban entre sí para imponerse unos a otros; hasta que llegó el conquistador y hubo que enfrentarlo; y cuando los primeros europeos se asentaron comenzaron las disputas entre ellos; para seguir luego entre monárquicos y republicanos; extranjerizantes y criollos; porteños y provincianos; conservadores y radicales; peronistas y antiperonistas; etc, etc…

Hoy la división pareciera estar marcándose de nuevo y muchos la polarizan entre autócratas y demócratas o entre transgresores y sensatos. Sin embargo, esta vez, se huele también el hartazgo dentro del propio conflicto. Como si los argentinos, hartos de nosotros mismos, estuviésemos llegando a un extremo de polaridad indeseable, que ya no queremos, porque si continuamos tirando de la cuerda, quizás se corte y se desgaje el corazón social, ese que debe mantenerse latiendo dentro de un mismo suelo, para poder llamarse, primero patria compartida y luego Nación constituida, con un contrato social que la amalgama y que se conoce como Carta Magna.

Es tiempo pues de acercarnos, aunque nos cueste aceptarnos o mirarnos a los ojos, o, incluso, escuchar del vecino justo esas palabras que nos hinchan la vena yugular y nos irritan. El acercamiento es un proceso. Dar pequeños pasos, sobre pocos puntos. La inflación, la inseguridad, la corrupción y el respeto a la Constitución. ¿Quién puede estar en desacuerdo? Desde un lado, reconocer estos problemas, que fueron el clamor popular de las grandes marchas y protestas sociales del 2011; desde el otro, aceptar que no son problemas fáciles de solucionar, porque en el fondo son casi endémicos de nuestra sociedad. Reconocer y reconocerse dentro de la misma casa, como salidos del mismo vientre. Luego mirarse a los ojos, hablar con respeto, callarse cuando habla el otro, intentar escuchar, ilusionarse con que se puede aprender algo del otro, que la “otredad” siempre puede concedernos un regalo, algo novedoso, más no sea el descubrir que piensa distinto y que no es mi enemigo, sino un compatriota, un connacional, un ciudadano como yo. Son pequeñas actitudes, casi bastaría con gestos, un saludo, un darse la mano, una aproximación en un acto compartido.

Llegar a la concordia, debiera ser nuestra meta. Para ello, también son necesarios los artífices del acuerdo y dentro de esos artífices, quienes creemos que existe algo más trascendente que la mera existencia humana o que la lucha por el poder, el dinero o la fama; tenemos un rol que cumplir, aunque despertemos sospechas, risas o vergüenza. Nuestro rol debe ser servir donde sea para que se apoyen esos pequeños pasos de concordia, marcar la huella y, si se puede, empujar el primer paso. La fuerza de lo trascendente debe llenarnos de esperanza para combatir el desánimo y rearmar la utopía de la argentinidad. En este sentido, un pensamiento de la madre Teresa de Calcuta puede servirnos de gran ayuda: “La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en nuestras propias familias”.