Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

La crisis de Occidente y la familia
13/06/2012 - La Voz del Interior, Los Andes de Mendoza y Valores Religiosos
 
 

 Hace días que tengo ganas de escribir esto. Siento obligación de aportar al debate de ideas –ya que lo que sucede en Europa, velozmente se traslada a nuestros países-, sobre todo en el terreno que menos se quiere reflexionar. Porque es fácil decir que la raíz de la crisis que vive la Unión Europea es solamente de índole económica, debido a la recesión, a los planes de ajuste, a la díscola Grecia o a la España impotente que no encuentra una salida al desempleo. Pero resulta difícil afirmar que una de las causas principales de esta situación es de naturaleza cultural y, específicamente, familiar. Es en este terreno donde quiero hundir la mirada y animarme a reflexionar.

Siempre se dijo que la familia era la célula básica de cualquier sociedad. La roca en la que ésta se apoyaba. Que la familia era el principio y el fundamento de la organización social, que por esa razón tenía primacía sobre otras organizaciones en los enunciados de muchas de las constituciones civiles. Que a través de la familia, se integraba la persona a la sociedad y se le daba un sentido más trascedente a la existencia y a la prolongación de la especie. Que la familia era la primera educadora del ciudadano, etc… Y cuando se hablaba de familia, se refería a la llamada “familia nuclear”, es decir a la compuesta por una pareja heterosexual y sus hijos. Sin embargo, hoy en día, principalmente dentro de la otrora civilización judeo-cristiana de Occidente, todo esto ha saltado por los aires al ponerse en duda la validez de aquella afirmación original. Y se ha puesto en cuestionamiento, por diferentes motivos, entre los que podrían destacarse: las desmedidas ansias de libertad individual (la familia requiere un compromiso y la cesión de parte de esa libertad en aras de un bien mayor); el desopilante avance por imponer los deseos de las minorías a través de la sanción de leyes tildadas falsamente de “progresistas” (matrimonio igualitario, identidad de género, eutanasia o “muerte digna”, aborto, adopción unipersonal, permisividad en el consumo de drogas, manipulación genética, alquiler de vientres, filiación adulterada, etc…); y el  irracional deseo de aniquilar todo sentido trascendente de la vida, mediante un proceso de secularización del individuo y el enfrentamiento a toda propuesta de religarse con un Ser Absoluto y su Misterio, a quien antes se lo reconocía como Dios. Conclusión, desde hace varias décadas que esta civilización atraviesa un proceso de destrucción de la familia nuclear.

No viene al caso aquí discutir sobre las nuevas formas y combinaciones “seudo familiares” propuestas para reemplazar la roca de fundamento de la sociedad, sino advertir cómo al pulverizar la roca, se pretende hoy construir sobre arena y es un hecho que si el cimiento está en la arena, la casa se derrumba. Pero adentrémonos concretamente en la crisis de la Unión Europea y liguémosla con lo que hemos enunciado en el segundo párrafo. La Europa moderna, que muchos admirábamos -sobre todo desde nuestra querida Argentina siempre más proclive a mirar hacia el terruño de nuestros antepasados que hacia nuestro otrora competidor del norte de América-, después de atravesar por el cimbronazo y el desgarramiento de las dos últimas grandes guerras, supo enhebrar un sistema o “estado de bienestar”, comenzando por los países “nórdicos” y siguiendo por el eje entre Alemania y Francia que sentó las bases de la Unión Europea a la que luego se fueron incorporando los países satélites, primero de la Europa Occidental y luego, ya en medio de la crisis, los del ex pacto de Varsovia. Ese llamado “Estado de bienestar” era el que permitía a través del esfuerzo y el trabajo, recaudar altos impuestos y mediante ellos asegurar un sistema de educación, salud y seguridad social adecuados para que el individuo gozara de beneficios en el presente y se asegurara otros en la vejez. Este proceso, corrió paralelo a los avances científicos en el terreno de la medicina que prolongaron la expectativa de vida de la población; y a un proceso de “conquistas sociales” a nivel laboral que en muchos países redujeron las jornadas de trabajo, la edades mínimas de jubilación y la flexibilidad en los convenios. Conclusión: “vivir más, trabajando menos” se convirtió en una panacea difícil de rechazar, fuera en las propuestas electorales o en la decisiones electivas.

Sin embargo, esta panacea o nueva fórmula de felicidad, lógicamente aceptada por el grueso de las sociedades europeas, trajo aparejado alguno de los males mencionados en el segundo párrafo, agregando a dicho enunciado: “vivir más, trabajando menos, disminuyendo los compromisos individuales e incrementando el tiempo dedicado al ocio y la satisfacción de los propios deseos”. Es decir que la “panacea” (medicamento utópico que cura todas las enfermedades) se transformó, a la vez, en pan para el ego y el hedonismo. Entonces, el compromiso con la formación de familias y la procreación de hijos, fue cayendo en picada, a tal punto que los países europeos, supuestamente más desarrollados, comenzaron a mostrar tasas de crecimiento de la población mínimos (si se excluye la de los inmigrantes venidos del norte de África o de Asia). Así, países como Italia, incentivan hoy la procreación familiar y un mayor número de hijos, aunque con escasos resultados. Conclusión, la población activa europea formal es cada vez menor (ya que la mayoría de los inmigrantes ilegales, trabajan en “negro”) y, consecuentemente, cada vez hay menos aportantes para garantizar el “estado de bienestar” de una población pasiva creciendo casi en forma exponencial (jubilados y pensionados). Más ancianos y “mascotas” (me refiero a perros, gatos, etc…), por un lado, y menos familias y niños, por el otro, ponen en jaque el modelo económico, debido a una crisis cultural que ha quebrado la familia.

La reversión del proceso, según  este análisis por cierto discutible, es la recuperación de la familia nuclear para la reconstrucción sustentable de esta parte del mundo y la anulación de todas las leyes retrógradas e involucionistas que están atentado contra ella. En una palabra, fomentar el amor maduro y no el pasajero. Pareciera que en nuestro país nadie ve lo que sucede en Europa y estamos por seguir aceleradamente sus pasos.