Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Por qué ir a la marcha del 13 de julio
29/06/2010 - Valores Religiosos
 
 

Varias organizaciones eclesiales católicas y cristianas, junto con dirigentes e instituciones de otras religiones y, muy especialmente, el pueblo de Dios auto-convocado con anterioridad por Internet, invitan a la ciudadanía a participar en la “marcha por la familia”, que se realizará en la plaza del Congreso, el martes 13 de julio a las 18:30 , un día antes de que se trate en el Senado de la Nación el proyecto de modificación del Código Civil aprobado en Diputados.

Los argentinos, en la última década, hemos salido masivamente a las calles en contadas ocasiones. Recuerdo alguna de ellas: cuando nos pusieron el corralito en el 2001, intentando defender nuestros ahorros; cuando Rodriguez Saa subió al poder y nombró a Carlos Grosso, pidiendo que se fueran todos los políticos; cuando asesinaron al hijo del ingeniero Blumberg, reclamando seguridad y condena para los delincuentes; por el conflicto entre el gobierno y el campo, exigiendo el fin del enfrentamiento y la paz social; y, últimamente, por los festejos del bicentenario. Razones políticas, económicas, de seguridad, o de amor a la patria, nos han sacado a las calles. Pues bien, ahora se trata simplemente de marchar en defensa de nuestra identidad social.

Porque, aunque suene a viejo y conocido, “la familia es la base de la sociedad”. Y la familia, a través de la institución del matrimonio, es la que está siendo atacada por este proyecto de Ley. Cualquier persona con sentido común lo sabe. Hasta el origen etimológico de la palabra lo indica claramente, ya que proviene de mater, madre, o, si se quiere, de matrix, matriz, seno materno. No puede haber matrimonio sin madre y sin apertura a la posible maternidad. No tiene sentido llamar de esta manera a otra figura. Podrá hablarse de “unión civil” con plenos derechos a heredarse, tener seguridad social, etc…pero no de matrimonio. Hacerlo sería ir en contra del sentido mismo de su concepción y, más grave aún, dejar abierta la posibilidad de adopción de hijos por parte de homosexuales, lo que tendría graves consecuencias sociales al decir de los especialistas.

Son pocos los países que han aprobado el matrimonio entre homosexuales y menos aún los que permiten la adopción de hijos por parte de éstos. En general, son países de un mal llamado “primer mundo” que se derrumba en el vacío del sinsentido, donde el consumismo e individualismo, han arrastrado al hombre hacia la búsqueda infructuosa por satisfacer los deseos individuales a toda costa, aún los más antinaturales, entre ellos, los que niegan el lugar de la familiar nuclear como cimiento de una sociedad sustentable. Así les va. No forman familias y tienen cada vez menos hijos, esperando disfrutar de una vejez apacible sin preocupaciones, cuando en realidad nadie sabe cómo harán para pagarles las jubilaciones si no hay quien haga los aportes.

La familia está siendo también atacada en la Argentina con este proyecto de matrimonio para homosexuales, travestis y bisexuales, aprobado en la Cámara de Diputados con muchos vicios de nulidad, ya que los representantes del pueblo que votaron en aquella ocasión, fueron elegidos en base a plataformas políticas de partidos que nunca incluyeron el tema en sus campañas. Por lo tanto, ignoraron a sus representados al momento de votar y se guiaron por las presiones políticas ejercidas desde el Gobierno o por “convicciones personales” que no necesariamente pueden ser coincidentes con la de los representados, toda vez que no los consultaron. Por eso, muchos también marcharemos pidiendo una “consulta popular” que obligue a los políticos a escuchar la “voz del pueblo”; que obligue a las minorías a no discriminar el sentir de las mayorías; que obligue a quienes dicen luchar por la igualdad de los derechos humanos a tener en cuenta los derechos humanos de los otros; que obligue, en fin, a todo el país a recapacitar.

Es que tenemos la obligación de recapacitar, tratándose de semejante modificación a nuestro Código Civil de convivencia, escuchando la “voz del pueblo argentino” y no sólo los deseos personales o intereses políticos de los representantes, muchos de ellos influidos por el lobby que ejercen en los medios de comunicación las minorías que se movilizan con mayor rapidez. Pero lo cierto es que la voz de las mayorías silenciosas ya se comenzó a escuchar en el interior profundo de nuestro país, con grandes manifestaciones en contra del proyecto de Ley. Así ha sucedido en Tucumán, Corrientes, Mendoza, San Juan, Salta y en muchos otros sitios. Por eso nosotros también debemos marchar en Buenos Aires, sin distinción de ideologías políticas ni de credos religiosos, para que los que no quieren oír, tengan la obligación de escucharnos; para que escuchen nuestro sí por el matrimonio entre hombre y mujer; nuestro sí por hijos con padre y madre; nuestro sí por la familia como sostén de la sociedad argentina que quiere un destino de grandeza y no verse fragmentada una vez más por el falso progresismo de la mezquindad egocentrista.