Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?
27/07/2014 - Valores religiosos
 
 
A los cristianos de Mosul, los fundamentalistas islámicos del IS (Islamic State), que domina en estos momentos parte de Siria y el norte de Irak, les han marcado las paredes y puertas de sus casas con un símbolo que significa “Nasrani”, o sea, “Nazareno”. Así se conocen desde hace siglos a los cristianos de origen asirio que fueron convertidos en esta región por la predicación del apóstol santo Tomás. Sí, el mismo que les había respondido a sus amigos cuando le hablaron de la resurrección del Señor: “si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré”. El mismo que ocho días más tarde, al ver a Jesús y meter su mano en el costado, exclamará apenado: “¡Señor mío y Dios mío!”.

Paradojas de la historia de salvación. Hoy, sus ancestrales seguidores de la región de Nínive, ven una marca pintada en sus hogares, señalando que a partir de la imposición de la “Sharia” (Ley Islámica), sus ocupantes, o se convierten al Islam o pasan a ser despreciados infieles y se los intima a huir de la ciudad, so pena de pasarlos a degüello (como ya hicieron con muchos cristianos de Siria). Y lo hacen en el nombre de un Dios, al que el extremismo integrista (llamado así porque “integra” o mezcla religión con política), dice representar o seguir. En realidad, todos sabemos que ese no es el comportamiento de los musulmanes de buena voluntad, porque no es posible que en el nombre de un Dios, al que llaman “el Misericordioso y el Compasivo”, se extermine a los creyentes en un Dios, que también es “Misericordioso y Compasivo”. ¿Por qué? Porque Dios es uno. Sin embargo, los cristianos que están allí, desde mucho tiempo antes de la llegada del Islam, deben huir o morir. Y en la huida, lo dejan todo: casas, muebles, recuerdos, vestimenta, trabajos, colegios, iglesias, historia, absolutamente TODO, hasta los propios muertos que yacen en el cementerio.

Primero, se escuchó el llamado urgente a toda la comunidad internacional del obispo católico caldeo de Mosul, monseñor Amel Shamos Nona, alertando sobre la “limpieza religiosa” que se estaba llevando a cabo, y, días después, al Papa Francisco, diciendo durante el Ángelus dominical: "¡Nuestros hermanos son perseguidos, son enviados fuera, deben dejar sus casas sin tener la posibilidad de llevarse nada!...Queridos hermanos y hermanas tan perseguidos, yo sé cuánto sufren, yo sé que son despojados de todo. Estoy con vosotros en la fe con el que ha vencido el mal". Así, poco a poco, la noticia fue trascendiendo por el mundo entero, en momentos en que recrudecen otros conflictos políticos, disfrazados de religiosos, como el de la franja de Gaza, entre judíos y musulmanes. Sin embargo, pareciera que al padecimiento de los cristianos caldeos, se le da menor importancia en los medios de comunicación.

Los llamados “Nazarenos” (en recuerdo de Jesús de Nazaret), han tenido que dejarlo todo para no renegar de su fe. Incluso, en la huida, fueron despojados de automóviles, joyas y dinero, por las huestes del grupo Abu Bakr al Bagdad, cuyo líder les había dado un plazo de tres días para convertirse al Islam o huir de la ciudad. Caso contrario, “la única opción será la espada”, les dijo. Así, el “Estado islámico”, un grupo ligado a Al Qaeda, ha formado un “califato” en este antiquísimo territorio cristiano que forma parte de un país como Irak, donde, desde 2003 a la fecha, el número de cristianos, por distintas razones, ha descendido desde un millón y medio de habitantes (4% de la población) a menos de quinientos mil.

¿Qué podemos hacer por ellos, estando tan lejos? Se me ocurren un par de ideas, no excluyentes. Primero, dar a conocer lo que sucede y pedir a los musulmanes de buena voluntad que levanten su voz oponiéndose (como ya lo han hecho algunos). Luego, en la medida de nuestras posibilidades, enviar donaciones para los que hoy son refugiados, principalmente por el pueblo kurdo, y puedan subsistir. Además, rezar por ellos y tomarlos como ejemplo de santidad, por tanto despojo y martirio. Por último, si nos sentimos también un poco “nazarenos” ante distintas circunstancias de nuestra propia vida, meditar aquellas palabras de san Pablo (2 Cor.4, 8-12), que parecen dirigidas a nuestros hermanos de Mosul: “Estamos atribulados por todas partes, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no aniquilados. Siempre y a todas partes, llevamos en nuestro cuerpo los sufrimientos de la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Y así, aunque vivimos, estamos siempre enfrentando a la muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De esa manera, la muerte hace su obra en nosotros, y en ustedes, la vida”.