Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

San Pedro y el fin de un antiguo enigma
14/05/2008 - Diario Clarín, suplemento Valores Religiosos
 
 

Muchas dudas y controversias generó la estancia de San Pedro en Roma y la existencia de su tumba en el Vaticano. Es que cuestionando esto, se ponía en duda la cathedra (asiento) de Pedro en la ciudad, el primado del Papa entre sus pares y la primacía de la iglesia de Roma sobre las demás. Sin embargo, diversos documentos, la tradición y el sensus fidei (sentido de la fe) del pueblo de Dios, sostuvieron a lo largo de los siglos un misterio que, finalmente, fue develado por los descubrimientos arqueológicos y anunciado hace exacta-mente cuatro décadas por el Papa Paulo VI.
Veamos. Pedro, luego de ser crucificado, fue enterrado secretamente en el cementerio pagano ubicado junto al circo de Nerón, sobre la colina del monte Vaticano. Para identificar su tumba, colocaron encima una laja de piedra, sin nombre ni fecha. Más tarde, al disminuir las persecuciones, levantaron en su honor un Tropaion (monumento con que los antiguos griegos celebraban una victoria, consistente en dos nichos separados por una laja apoyada sobre dos columnas de mármol), que se convirtió en meta de los peregrinos y sirvió como altar, según los testimonios conocidos que se inician con el del presbítero romano Gayo (siglo II).
Para proteger el Tropaion de los movimientos de tierra que se producían en la ladera de la colina, levantaron un muro detrás que, por el color del estuco, se conoce como muro rosso. Años más tarde, para proteger y sostener este muro, construyeron otro en forma perpendicular que fue llamado muro G (por la cantidad de grafittis escritos en su superficie). Al mismo tiempo, por temor a las inundaciones, sacaron los restos del apóstol que estaban bajo tierra y los colocaron dentro de una cavidad en el muro G, la que cerraron con un trozo de mármol, colocando una inscripción donde este muro se unía con el muro rosso, que decía: “Pedro está aquí dentro”.
El emperador Constantino (silgo IV), mandó cubrir con tierra el cementerio y levantó sobre él la Basílica en honor a san Pedro. Encima del Tropaion construyó un monumento de mármol en forma de cubo, sostenido por columnas. Debajo de este, se abrió una pequeña ventana, conocida como nicho de los Palios. Posteriormente, sobre el monumento de Constantino, se levantaron los altares de Gregorio Magno (siglo VI) y de Calixto II (siglo XII).
En 1506, Julio II derribó la Basílica de Constantino e inició la construcción de la que existe hoy (terminada en 1626), pero conservando el altar de Calixto II, sobre el que Clemente VIII levantó uno nuevo. Este altar, que se destaca por el maravilloso baldaquino de Bernini, es mundialmente conocido como “el altar de la confesión” (en referencia a la confesión de Pedro: “Tú eres el Hijo de Dios vivo”).
Hasta aquí los hechos. Sin embargo, pese a que 2000 años de tradición ubicaban la tumba de Pedro bajo esa sucesión de altares y piedras, con el paso del tiempo, las dudas fueron cobrando envergadura y despertando sospechas entre los detractores de la Iglesia y el Papado. ¿Estaba o no la tumba allí? ¿Había restos del cuerpo del apóstol? (como si luego de 19 siglos los huesos debieran mantenerse intactos).
En 1940, Pío XII mandó agrandar y bajar el piso de las llamadas “Grutas Vaticanas”, para poder colocar el sarcófago de Pío XI. Mientras realizaban estos trabajos, el piso cedió y se halló la necrópolis pagana ubicada debajo del nivel de las Grutas (que era el piso de la basílica de Constantino). Esto llevó a la búsqueda de la tumba de Pedro y de sus restos, que duró casi diez años.
En el cementerio, se descubrieron diversos mausoleos con referencias cristianas y el antiguo Tropaion dedicado al apóstol. El sitio frente a este monumento, fue identificado como campo P (por Pedro) y en él se buscaron los restos, pero todos los huesos que encontraron no correspondían al siglo I. Durante las excavaciones, se cayó el trozo de mármol que tapaba la cavidad sobre el muro G, descubriéndose allí restos óseos dentro de un manto púrpura, pero no se les atribuyó importancia pues estaban fuera del mencionado campo P, sujeto a la investigación, i bien fueron guardados en una caja de madera.
En agosto de 1949, el Papa declaró: “La tumba del príncipe de los apóstoles ha sido realmente encontrada”. Y agregó: “Al costado de la tumba, restos de huesos humanos fueron descubiertos. No obstante, es imposible probar con certeza que los mismos correspondan al cuerpo del apóstol”. Hasta que, en 1952, aparece en escena Margarita Guarducci y gracias a ella, los huesos de Pedro fueron finalmente hallados.
Margarita era arqueóloga y epigrafista, experta en inscripciones griegas. Pidió permiso a Pío XII para analizar los grafittis de la necrópolis y de la tumba del santo. En el mausoleo de Valerio descifró la siguiente inscripción: “Pedro, ruega a Cristo Jesús por los santos fieles cristianos sepultados cerca de tu cuerpo”. Más tarde, sobre el muro G, entre varios signos e inscripciones, descubrió la exclamación: “Cristo, María, Pedro, vencen”. Posteriormente, dio con el pedazo de estuco que alguien había sustraído del muro rosso y que decía: “Pedro está aquí dentro”. Todo era concordante, pero faltaban los huesos.
Finalmente, hablando con obreros que habían trabajado durante el período de las excavaciones, dio con la caja de madera donde se encontraban los restos óseos hallados en la cavidad del muro G. Una vez analizados, se llegó a la conclusión de que correspondían a los de un hombre robusto, de edad avanzada, que había muerto en el siglo I y que originalmente habían estado enterrados en el campo P (por los restos coincidentes de tierra). La envoltura de los restos dentro de una capa púrpura, con bordados en oro, correspondía al tratamiento que se daba a personas muy importantes.
Así, el 26 de junio de 1968, Paulo VI declaró al mundo: “La reliquias de san Pedro fueron identificadas en una forma convincente, lo que no elude la polémica y discusión. Tenemos razones suficientes para afirmar que se tratan, aunque pocos (casi la mitad, vale aclarar), de los sagrados restos naturales del príncipe de los apóstoles”.

Vida y obra del primer Papa
De negar tres veces a Jesús a ser su gran vicario y mártir.

Según la tradición, Pedro murió crucificado boca abajo porque, cuando llegó el momento de su ejecución, no quiso hacerlo como Jesús: “No soy digno de morir como el Señor”.
Pedro debió nacer entre el año cinco y ocho A.C, en Betsaida, una aldea ubicada sobre la ribera oriental del río Jordán y luego vivió en Cafarnaún. Dueño de una barca y con permiso de pesca, recibió el llamado mientras echaba las redes. Junto con Santiago y Juan formó parte del pequeño grupo de los tres discípulos más próximos a Jesús.
Reconoció a su Maestro como Hijo de Dios en Cesarea de Filipo, presenció su transfiguración en el monte Tabor, prometió entregar su vida por él en el Cenáculo, pero terminó negándolo tres veces.
Tras la muerte de Jesús, se convirtió en el líder del grupo –fue el primer Papa-, realizó milagros en su nombre y fue arrestado en Jerusalén. Estuvo en Lida, en Jope, en Cesarea y Antioquia. Se cree que también predicó en el Ponto, Capadocia, Galacia y Bitinia.
Luego del Primer Concilio de Jerusalén (año 48/50 D.C), y de las diferencias con Pablo en Antioquia, Pedro se habría trasladado a Roma, pasando por Corinto, donde -según muchos exegetas- relató a san Marcos la vida de Jesús.
En el año 64 D.C Nerón incendió Roma y echó la culpa a los cristianos, comenzando una feroz persecución. Pedro y Pablo sostuvieron a la comunidad ante semejante prueba. Finalmente, fueron detenidos.
Se calcula que Pedro murió entre el año 64 y 67 D.C en el circo construido por Calígula y terminado por Nerón sobre la colina del monte Vaticano.