Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

El Jubileo de la Misericordia
31/05/2015 - Valores Religiosos
 
 

         Juan Pablo II murió el 2 de abril de 2005, en vísperas de la fiesta de la Misericordia. Durante sus funerales, una multitud reunida en la plaza de San Pedro, lo despidió gritando: “¡Santo, ya!”. El Papa emérito, Benedicto XVI, lo beatificó el 1 de mayo de 2011 y el actual Papa Francisco, lo canonizó el 27 de abril de 2014 junto a Juan XXIII, durante la fiesta de la Misericordia. En el 2002, tuve la suerte de viajar a Polonia durante la última visita que el difunto Papa y Santo realizó a su tierra, y pude descubrir, entre muchas otras cosas, un rasgo singular que marcó su espiritualidad: la devoción y confianza en la Divina Misericordia.

 “Dios es misericordioso y nosotros debemos actuar de igual manera con nuestros semejantes”, repetía Juan Pablo II aquella vez en Polonia. “Este mensaje del amor misericordioso debe resonar con todo vigor nuevamente. El mundo necesita este amor. Ha llegado la hora de llevar el mensaje de Cristo a todos; a los dirigentes y a los oprimidos, a todos aquéllos cuya humanidad parece perdida en el misterio de la iniquidad. El mensaje de la Divina Misericordia es capaz de llenar los corazones de esperanza y pasar a convertirse en el fundamento de la nueva civilización: la civilización del amor”. Al escucharlo, recordaba que, después del atentado que sufriera el 13 de mayo de 1981, se acercó a la cárcel donde se encontraba el turco Mehmet Alí Agca (su agresor) para perdonarlo. Ese acto, que llenó de asombro al mundo entero, estaba totalmente ligado a la importancia que le daba a la Misericordia y a la necesidad de abrazar la miseria del otro mediante el perdón. Ese fue el camino de imitación de Cristo que nos propuso Juan Pablo II, más que con palabras, con el propio obrar. Amar y perdonar. Siempre. Por encima de todo. A raíz de aquél viaje publiqué en el año 2003 un libro titulado: “El Camino de la Misericordia” (Lumen).

El Papa Francisco, fue elegido por el Cónclave de cardenales, el 13 de marzo de 2013, después de la ejemplar renuncia de Benedicto XVI. Cuando fue consagrado como obispo, Jorge Bergoglio, había elegido como lema episcopal la extraña frase latina: “Miserando atque eligiendo” (lo miró con misericordia y lo eligió). Refiriéndose a esa frase del venerable san Beda, alguna vez dijo: “Lo que más me impresiona de Jesús es su ternura, su misericordia. Siempre espera para perdonar. Jesús no se cansa de perdonar. Nosotros nos cansamos de perdonar, pero él nunca se cansa…por eso usé esa palabra en mi lema sacerdotal. Jesús es alguien que te vino a salvar. Él te toca el corazón y te perdona”. Ya como Papa, durante su primera misa ante el pueblo de Dios, el 17 de marzo de 2013, habló de la Misericordia, diciendo: El mensaje de Jesús es éste: La misericordia. Para mí, lo digo con humildad, es el mensaje más fuerte del Señor: la misericordia. Pero él mismo lo ha dicho: ‘No he venido para los justos’; los justos se justifican por sí solos. Y él ha venido para nosotros, cuando reconocemos que somos pecadores…No es fácil encomendarse a la misericordia de Dios, porque eso es un abismo incomprensible. Pero hay que hacerlo…Él se olvida, él tiene una capacidad de olvidar, especial. Se olvida, te besa, te abraza y te dice solamente: ‘Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más’ (Jn 8,11)”. Ese mismo día, durante el rezo del Ángelus, le decía a la multitud reunida en la plaza de San Pedro: “Él jamás se cansa de perdonar, pero nosotros, a veces, nos cansamos de pedir perdón. No nos cansemos nunca, no nos cansemos nunca. Él es Padre amoroso que siempre perdona, que tiene ese corazón misericordioso con todos nosotros. Y aprendamos también nosotros a ser misericordiosos con todos”.

A esto, se suma ahora el llamado de Francisco, realizado el 13 de marzo de 2015, para consagrar un Año Santo a la Misericordia, que dará comienzo el próximo 8 de diciembre. Sus palabras, al anunciarlo, fueron las siguientes: “Queridos hermanos y hermanas, he pensado a menudo en cómo la Iglesia puede poner más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia. Es un camino que se inicia con una conversión espiritual. Por esto he decidido convocar un Jubileo extraordinario que coloque en el centro la misericordia de Dios. Será un Año Santo de la Misericordia. Lo queremos vivir a la luz de la palabra del Señor: ‘Seamos misericordiosos como el Padre’. Estoy convencido de que toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo la alegría de redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos somos llamados a dar consuelo a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo”.

Y el sábado 11 de abril, en una nueva víspera de la Fiesta de la Divina Misericordia (que se celebra siempre, a pedido de Juan Pablo II, el primer domingo después de la Pascua), Francisco dio a conocer la Bula sobre la convocatoria a dicho Jubileo Extraordinario, en la que, entre otras cosas trascendentes, decía: Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados no obstante el límite de nuestro pecado”.

Humildemente, pienso que hay una continuidad total entre aquel llamado de Juan Pablo II durante su última visita a Polonia y este de Francisco, invitando al Jubileo. Un llamado a vivir la Misericordia, siendo misericordiosos con nuestro prójimo y con nosotros mismos.