Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Salir de la pobreza
11/08/2015 - Valores Religiosos
 
 

Estamos en tiempos electorales de aquí a Octubre. Un tema clave a resolver para los posibles presidenciables, desde el punto de vista no sólo económico-social, sino también ético y moral, es cómo salimos de la pobreza que nos agobia. Porque pese a los guarismos ridículos que anunció en el mes de junio en la FAO nuestra Presidenta (menos del 5% de pobreza y 1,27% de indigencia), la realidad que vemos a diario es completamente distinta. Basta con tomar como referencia las estadísticas que publicó en julio el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, que hablaban del 28,7 % de pobreza y el 6,4 % de indigencia, para tener verdadera dimensión del problema que debemos enfrentar todos los argentinos. Y digo todos, porque a mayores niveles de pobreza, decae la educación, crece la delincuencia y aumenta la marginación, y esto, sí o sí, nos termina afectando a todos: hay más inseguridad, menor capacidad de respuesta de los recursos humanos y a diario los excluidos nos interpelan con crudeza por su falta de oportunidades.

Pero, ¿cómo salimos de la pobreza, que, parece enquistada en América Latina en general, y hoy, con especial virulencia, en Argentina? La fórmula es más vieja que la ruda, pero se le pueden agregar otras hierbas. La pobreza se combate con progreso y desarrollo económico que son los que generan empleo y traen la paz social. En la recordada encíclica del Papa  Pablo VI, Populorum Progressio (1967), se nos hablaba de que “el desarrollo es el nuevo nombre de la paz”. Y mucho no ha cambiado desde entonces. Aunque, en aquel entonces, el comunismo marxista-leninista planteaba la posibilidad de producir ese progreso y desarrollo mediante la estatización de los medios de producción. Los resultados de aquella propuesta estuvieron a la vista de todos y se derrumbaron con el muro de Berlín en 1989. Hoy la economía de mercado o cuasi de mercado, rige en casi todos los países del mundo, excepción hecha de Corea del Norte, Cuba (aunque el viraje ya no se detiene) y Venezuela (que marcha a contrapelo del mundo). China es el mejor ejemplo del cambio.

Ese progreso y desarrollo, capaz de generar empleo, que es lo que dignifica al hombre, como bien decía Juan Pablo II en su encíclica Laborem Exercens (1981) no debe ser cualquiera, sino el que contribuya a la plenitud del ser humano, mediante la justicia, como también decía el difunto Papa en su encíclica Sollicitudo Rei Socialis (1988), colocando al hombre como centro del mismo. Desde el punto de vista económico, la teoría del progreso y el desarrollo de las organizaciones privadas, es bien simple, basada en el ahorro, en la inversión, el aumento de la producción y el consumo, bajo un marco regulado por la ley y el Estado. Nadie va a generar empleo si no están dadas además ciertas condiciones de seguridad y estabilidad jurídica para la inversión, la producción y el trabajo, que garanticen un sinnúmero de herramientas necesarias para el crecimiento dentro de una economía donde las cargas impositivas no sean exageradas.

Claro que están aquellos, aún dentro de la misma Iglesia y olvidando el principio de subsidiariedad consagrado por la Doctrina Social (desde 1932, con la encíclica Quadragesimo Anno), que piensan que, solamente con una intervención fuerte del Estado en la economía, ya sea en forma directa o sustrayendo la renta de la actividad privada para direccionarla a través del Estado, se pueden generar, bien los empleos o los subsidios necesarios para alcanzar el progreso y el desarrollo, sosteniendo que el crecimiento económico privado “no derrama” en beneficios para el resto de la comunidad, es decir, no aporta al bien común. Pareciera ser el caso de nuestro querido país o de sus gobernantes actuales, donde la renta de la actividad privada (aún del trabajador en relación de dependencia) es sustraída por el Estado, en muchos casos para el enriquecimiento ilícito de los funcionarios públicos y el “capitalismo de amigos”.

No puedo en este breve artículo profundizar más sobre el tema, sino tan sólo iniciar con ello un pequeño debate dirigido a quienes lo lean. Es cierto que el capitalismo en su fase “consumista” está dejando muchos descartados y excluidos, pero para salir de la pobreza no se trata de apelar a ideologismos poco prácticos condenando de plano y totalmente al capitalismo o a la generación de riqueza (que vienen alimentando poblaciones mundiales exponencialmente crecientes en el último siglo), sino avivando nuevas formas de solidaridad (planteo que hacía también Juan Pablo II en su Centesimmus Annus de 1991, en conmemoración de los 100 años de la primera de las encíclicas sociales, la Rerum Novarum de León XIII). Solidaridad que hoy se vislumbra en la existencia de cientos de organizaciones no gubernamentales, en cooperativas de trabajo de todo tipo, en nuevas formas de empleo generadas por la tecnología, etc... Solidaridad social que debiera alimentarse más que en el concepto tradicional del “dar” y el “darse”, en el de “compartir” y el “donarse”.

Nos corresponde a todos los miembros de la Iglesia, clero y laicos, trabajar sobre nuevas propuestas para el siglo XXI, tomando lo bueno del capitalismo y proyectándolo a una profundización de la Doctrina Social, mientras no se descubre la mentada y renombrada “tercera vía”, que brilla por no dar signos de irrupción, ni siquiera, de experimentación efectiva.