Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Tiempo de Navidad
17/12/2015 - Valores Religiosos
 
 

Siempre que llega la Navidad, me pongo a escribir algo y me agarra ese no sé qué de las nostalgias navideñas de la niñez y juventud, como les pasa a otros. Recuerdos en la quinta de mis abuelos en el Tigre, la misa de Nochebuena en la iglesia de la Inmaculada Concepción, la gran comida familiar con pavo y gazpacho, los fuegos artificiales iluminando de colores la noche y los regalos que, en aquél tiempo y lugar, los traía el “niñito Jesús” y los dejaba junto al enorme pesebre que mi abuela había comprado en uno de sus viajes por España y se instalaba dentro de la chimenea. Claro que después, para muchos, llegó la costumbre de Santa Claus o Papá Noel, se comenzó a dejar los regalos junto al arbolito y el tema fue si decirles o no a los chicos que “Papá Noel” no existía y que eran los propios padres los que traían los regalos y no el viejo de barba blanca montado en el trineo que empujaban unos renos.

En una palabra, la Navidad se fue “desacralizando”, volviéndose tal vez más consumista y mundana, pero siempre queda el recuerdo para algunos o la presencia para otros, de ese niño, envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Un niño que era rico y nació en un lugar muy pobre. Un niño que cambiaría el curso de la historia y que a partir de su nacimiento, muchos comenzarían a contar el “tiempo”. Un niño al que adorarían no sólo los pastores, sino los reyes y los magos de Oriente. Un niño que sería buscado por sus prematuros detractores herodianos, perseguido para ser asesinado y que huiría a Egipto para retornar cuando las cosas se hubiesen calmado. Un niño que crecería en sabiduría junto a su familia en Nazaret y que a los treinta años saldría a predicar la Buena Noticia: porque la Salvación había llegado y tenían que cambiar de vidas pues el Reino de Dios estaba cerca. Un niño que llamaría a sus primeros discípulos y que haría milagros de distinta naturaleza, como devolver la vista a los ciegos, hacer hablar a los mudos o resucitar a los muertos, pero que, además, detendría tempestades, multiplicaría panes, expulsaría demonios y perdonaría los pecados. Un niño que, al final de su corta vida pública, sería tomado prisionero por los poderosos, a quienes interpelaba con su palabra y con sus actos, sería mal juzgado, abofeteado, injuriado, escupido, latigado, coronado con espinas y terminaría crucificado.

Es decir que aquel niño, envuelto en pañales, a quien admirábamos en el pesebre que armaban los abuelos dentro de la chimenea, era el mismo que después veíamos colgando de un madero en las iglesias o en el colegio. Ese niño que sonreía levantando una mano durante la Navidad, sería crucificado y de su costado abierto por la lanza, brotarían sangre y agua. ¡Qué historia más cruel era si concluíamos que la Navidad era el presagio de la Pasión! ¿Sería por eso que lo fueron corriendo y trajeron el arbolito y al anciano que reía, cargaba su bolsa y repartía regalos? Claro que no, porque faltaba algo para concluir la historia. Eso era lo que marcaba la estrella que siempre estaba por encima del pesebre y que ahora se ponía en lo alto del arbolito. Ese niño muerto, había resucitado. La luz que marcó el firmamento en Belén, era la misma luz que despedían las mortajas vacías en el sepulcro de Jerusalén. La luz que vieron los pastores y cantaron las legiones de ángeles en la noche de Belén celebrando la paz, era la misma que vio María Magdalena junto a la tumba del huerto y la que vieron los discípulos en el Cenáculo cuando el niño-hombre, el niño-Dios, se apareció resucitado para decirles: “La paz esté con ustedes”.

Que en esta Navidad, recibamos como regalo, esa paz luminosa y cósmica nacida del firmamento, cuando las tinieblas dieron paso a la luz, y renovada con la resurrección de la vida que rompió las cadenas de la debilidad humana y de la muerte. Que en esta Navidad, más allá de todos los conflictos personales, familiares y sociales, busquemos la unidad inspirados en ese niño envuelto en pañales que levantaba su mano señalando la estrella.