Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

16/11/2021.  La excusa de los saldos exportables

12/11/2021.  Trigo HB4: Entre la euforia, los riesgos y la confusión

20/10/2021.  Carta: Junto a ti María

29/09/2021.  Trigo Transgénico: ¿un peligro nacional?

10/09/2021.  La crisis de la representación política

08/09/2021.  Esquiú. El beato antigrieta que ayudó a edificar la República

22/07/2021.  El avance de la ideología de género

05/06/2021.  San José, el padre silencioso

16/05/2021.  Maíz: qué va a pasar con las importaciones de China

29/04/2021.  Granos: qué se espera para las próximas cinco campañas agrícolas

19/04/2021.  ¿El cuidado del alma no es esencial?

14/04/2021.  Un santo que en silencio aceptó la voluntad de Dios

19/03/2021.  Un hombre que se entregó a la voluntad de Dios

09/03/2021.  Un gran candidato para el Nobel de la Paz

17/02/2021.  Falta de representatividad y genocidio planificado

08/02/2021.  Contra todo pronóstico la Iglesia vive

14/10/2020.  Carlo Acutis: El adolescente que va camino a ser el santo de Internet

13/10/2020.  Opinión. Trigo transgénico: evitar perjuicios económicos

29/09/2020.  La reforma política, ¿para cuándo?

10/09/2020.  una política de Estado para el crecimiento agroexportador

20/07/2020.  Recolectan firmas por Internet para que Larreta vete el protocolo

30/05/2020.  La venida del Espíritu Santo

30/05/2020.  Mirar el bosque. La eliminación o baja de los derechos de exportación produce un beneficio

19/05/2020.  El puente del amor en Sarajevo

01/05/2020.  ¿Habrá más o menos trigo en la campaña 2020/21?

27/04/2020.  Debate sacramental

15/04/2020.  De la generación de energía a la exportación, consecuencias de un Paraná sin agua.

02/04/2020.  Alimentos y divisas: qué tener en cuenta en época de coronavirus.

16/12/2019.  Del abrazo de la unidad al Protocolo de la desunión

26/04/2018.  Nueve meses. Nueve razones para no abortar.

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Contra todo pronóstico la Iglesia vive
08/02/2021 - Valores Religiosos
 
 

El 2 de febrero fue un día cargado de celebraciones. Día de la presentación del niño Jesús en el Templo y de la Purificación de María después del parto; día de la Candelaria y de la celebración de la Jornada para “la vida consagrada” de los religiosos (instaurada por san Juan Pablo II en 1997).

Según la Ley mosaica (Levítico 12), la mujer que daba a luz a un varón, estaba impura durante siete días y debía purificarse treinta y tres días después del parto. A los ocho días, el niño tenía que ser circuncidado y cumplidos los días de la purificación de la mujer, si era el primogénito (el mayor), debía ser consagrado al Señor en el Templo. De allí que José, con María y el niño Jesús, fueran a cumplir con el rito y lo que mandaba la Ley. Y una vez en el Templo, se encontraron con dos personajes que pasarían a la historia del cristianismo, de la Iglesia y de nuestra fe. El anciano Simeón y la profetiza Ana.

Repasemos lo que nos dice el evangelio de san Lucas (Lc 2, 25-36): Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: ‘Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel’.

Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: ‘Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos’.

Había también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén".

 

Tanto Simeón como Ana, ven en el niño al Salvador. Simeón, además, profetiza que Jesús será signo de contradicción y que una espada atravesaría el corazón de María (seguramente, en el Calvario). Según la tradición de la Iglesia, a raíz de esta Presentación, se celebra la fiesta de la Candelaria o de las Luces, ya que Cristo, la luz del mundo que fue presentado por María en el Templo, vino a iluminarnos como las velas o candelas. Claro que a fines del siglo XIV surge la devoción a la Virgen de la Candelaria en las islas Canarias y de allí pasa a nuestra América, por lo cual a veces se confunden los motivos.

 

Hay mucha gente que piensa que la Iglesia católica en Occidente hoy se está muriendo en medio de la pandemia. Primero, porque las restricciones indebidas al culto la afectaron. Segundo, porque en un mundo cada vez más secularizado tiene menos peso su voz. Tercero, porque la humanidad pareciera alejarse cada vez más de Dios y de lo religioso. Y cada uno podrá agregar más motivos.

Sin embargo, el 2 de febrero, asistimos con mi mujer a la profesión temporal de dos frailes de la Orden de los “Siervos de María” (OSM), en la iglesia conventual Nuestra Señora de Fátima, en la homónima pequeña localidad de la provincia de Buenos Aires y grande fue nuestro gozo por un triple motivo: dos frailes hicieron su profesión religiosa y ampliaron su compromiso con el Señor (Jesús María Sangama, peruano, y Reycar María Castro, venezolano); estuvieron acompañados en la celebración no sólo por el prior del convento y sus hermanos frailes sino por más de una decena de monjas de la floreciente Sociedad San Juan, todas ellas muy jóvenes; y el celebrante bendijo las velas que con mi mujer llevamos para celebrar la Candelaria encendiendo la luz de Cristo en nuestro hogar.

Salí de la capilla renovado en el Espíritu, pensando que la Iglesia no estaba muerta, sino que vive de acuerdo a los signos de los tiempos. El Papa emérito Benedicto XVI, siendo un joven teólogo en su libro “Fe y Futuro” publicado en 1973 por la editorial Sígueme, profetizaba entre otras cosas: “De la iglesia de hoy saldrá también esta vez una iglesia que ha perdido mucho. Se hará pequeña, deberá empezar completamente de nuevo. No podrá ya llenar muchos de los edificios construidos en la coyuntura más propicia. Al disminuir el número de sus adeptos, perderá muchos de sus privilegios en la sociedad. Se habrá de presentar a sí misma, de forma mucho más acentuada que hasta ahora, como comunidad voluntaria, a la que sólo se llega por una decisión libre. Como comunidad pequeña, habrá de necesitar de modo mucho más acentuado la iniciativa de sus miembros particulares…Pero en todos estos cambios que se pueden conjeturar, la iglesia habrá de encontrar de nuevo y con toda decisión lo que es esencial suyo, lo que siempre ha sido su centro: la fe en el Dios trinitario, en Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, la asistencia del Espíritu que perdura hasta el fin de los tiempos. Volverá a encontrar su auténtico núcleo en la fe y en la plegaria y volverá a experimentar los sacramentos como culto divino, no como problema de estructuración litúrgica…Se puede predecir que todo esto necesitará tiempo. El proceso habrá de ser largo y penoso. Hasta llegar a la renovación como ocurrió en el siglo XIX, también fue muy largo el camino desde los falsos progresismos en vísperas de la revolución francesa…Pero tras la prueba de estos desgarramientos brotará una gran fuerza de una iglesia interiorizada y simplificada. Porque los hombres de un mundo total y plenamente planificado serán indeciblemente solitarios. Cuando Dios haya desaparecido completamente para ellos, experimentarán su total y horrible pobreza. Y entonces descubrirán la pequeña comunidad de los creyentes como algo completamente nuevo. Como una esperanza que les sale al paso, como una respuesta que siempre han buscado en lo oculto. Así que me parece seguro que para la iglesia vienen tiempos muy difíciles. Su auténtica crisis aún no ha comenzado. Hay que contar con graves sacudidas. Pero también estoy completamente seguro de que permanecerá hasta el final: no la iglesia del culto político, que ya ha fracasado, sino la iglesia de la fe. Ya no será nunca más el poder dominante en la sociedad en la medida en que lo ha sido hasta hace poco. Pero florecerá de nuevo y se hará visible a los hombres como patria que les da vida y esperanza más allá de la muerte”.

Parte de estas profecías del entonces Joseph Ratzinger han circulado últimamente por las redes con un marco pesimista, por esa razón comparto esta experiencia, porque al salir de la capilla, comencé a sentir el renacimiento de la Iglesia desde la pequeñez de un niño que vino a iluminar al mundo y romper las tinieblas. ¡Gloria a Dios!