Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Renovar el corazón
25/12/2014 - diario La Nación
 
 

El término “navidad”, nos remite indefectiblemente a Belén de Judea, más allá de los arbolitos y sus luces de colores. En Belén Efrata (que significa: “la casa del pan”), en la misma ciudad que nació el rey David, un niño vino al mundo, hace más de dos mil años. Un niño que, siendo hijo de Dios, nació como un pobre y moriría luego en la cruz. ¿Qué hizo que los pastores y los magos fueran a adorar a este pequeño cuya vida sería tan controvertida? Ambos lo hicieron al recibir un signo celestial. Los pastores, porque se les apareció un ángel y les dijo: “Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.  Los magos, porque descubrieron una señal en el cielo que siguieron hasta Jerusalén, donde le preguntaron a Herodes: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo”.  En una palabra, el signo de Dios, los movió a ir en busca de Dios.

Tal vez, en nuestra vida corriente, no es fácil recibir signos tan claros y evidentes de Dios: la visita de un ángel, seguido por un ejército celestial que nos cante: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra, paz a los hombres, que ama el Señor”; ni que semejante estrella nos preceda hasta detenerse en el lugar donde está Dios, como les pasó a los magos; sin embargo, a estos hechos históricos descriptos por Lucas y Mateo, que la tradición de la Iglesia y la ciencia han puesto en evidencia a lo largo de los tiempos, deberíamos considerarlos como un signo de Dios, en el aquí y ahora, para cada uno de nosotros, que nos motive a salir a buscarlo y poder exclamar como el profeta Miqueas: “Él será grande hasta los confines de la tierra. ¡Y Él mismo será la paz!”. Y si no nos basta con esto, miremos a cualquier niño pequeño, recién nacido y comprobemos si no nos pacifica contemplarlo o cargarlo en brazos.  

Es que, entre otras cosas, por lo que uno observa en nuestra sociedad y el mundo, necesitamos todos un poco más de paz. Paz exterior e interior. Se dice normalmente que no podemos tener paz en el mundo, sino existe paz en nuestros corazones. ¿Cómo encontrar esa paz? Una fórmula pareciera ser la que nos propone la “casa del pan”. Esto es, ponernos en camino, llegar al pesebre y adorar al niño. Luego, hacernos como niños y compartir el pan. ¿Qué se necesita para ello? Una dosis de humildad y de fe. Humildad, para sentirnos pequeños frente al Creador, para sentirnos creaturas y aceptar que hay algo más grande y poderoso por encima de nosotros. Esto parece fácil, pero no lo es en los tiempos que se viven, donde el hombre y su “yo” pretenden estar por encima de todo y no se acepta la condición de ser creado por alguien Superior. Fe, para creer, justamente, que se puede encontrar algo “fuera del yo”, fuera de un mismo, en el misterio del otro, donde se incluye por excelencia el Misterio de Dios. Dice Mateo que cuando los magos vieron la estrella “se llenaron de alegría”, y Lucas apunta que cuando los pastores llegaron frente al niño y contaron lo que les había sucedido: “todos los que los escuchaban quedaron admirados de lo que les decían” (deducimos entonces, que muchos más, fueron a la “casa del pan” a compartir el momento). Alegría y admiración, previa a la adoración, parecen ser el resultado de esta movilización del corazón hecha con fe y humildad.

Quiera Dios que en “esta nueva navidad”, como dice una vieja canción de la iglesia, nuestro corazón renazca, abriéndonos a la posibilidad de tener paz en nuestro interior, en la familia, con los amigos, en el mundo del trabajo y en toda la sociedad. La propuesta sería que seamos más humildes y que tengamos fe, como la tienen los niños, para poder exclamar junto a ese otro gran profeta que fue Isaías: “…porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre: Consejero maravilloso. Dios fuerte. Padre para siempre. Príncipe de la paz”.