Login 
Seguime en  Twitter de Jesús Maria Silveyra Facebook de Jesús María Silveyra

14/09/2016.  La señal que inspiró a la Madre Teresa

17/12/2015.  Tiempo de Navidad

16/12/2015.  Maestra del Perdón

08/12/2015.  Tiempo de Misericordia

17/10/2015.  Voto contra la droga

02/10/2015.  Las Cruces de América Latina

11/08/2015.  Salir de la pobreza

31/05/2015.  El Jubileo de la Misericordia

03/04/2015.  La catequesis de la cruz

23/03/2015.  Tiempo de pasión, muerte y resurrección

13/01/2015.  La tragedia de París. ¡Esto no puede ser de Dios!

11/01/2015.  La violencia propagada en nombre de la fe

25/12/2014.  Renovar el corazón

28/11/2014.  El drama de los cristianos perseguidos y las inconcebibles "leyes de blasfemia".

31/10/2014.  El Sínodo de la Familia y los "beneficios del amor"

12/10/2014.  Diálogo con el Islam

30/09/2014.  Promover el Evangelio y no el consumo de narcóticos

18/08/2014.  Sentirse "Nazareno"

27/07/2014.  ¿Cómo viven los cristianos en Siria e Irak?

27/05/2014.  La invitación de Francisco de ir a la periferia

20/04/2014.  San Juan Pablo II

27/03/2014.  El misterio de la Misericordia

17/01/2014.  ¿Cristianos Derrotados?

08/11/2013.  Combatir el narcotráfico es defender la libertad

02/08/2013.  El mensaje de Francisco: entre la transgresión y el lío, una gran diferencia.

11/06/2013.  El pecado de la corrupción

15/04/2013.  El peligroso avance sobre la Justicia

15/03/2013.  Un gran signo de esperanza

02/03/2013.  La necesidad de concordar en una sociedad polarizada

24/12/2012.  En esta Navidad, Belén está cerca.

19/11/2012.  Los desafíos de la Iglesia en el Año de la Fe

10/10/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

04/10/2012.  El aborto no punible, el rosario, la kipá y una expresión lamentable.

14/08/2012.  La "copaternidad" igualitaria y los futuros problemas de identidad.

04/07/2012.  Entre luces y sombras, Cristo sigue iluminando a la Iglesia.

13/06/2012.  La crisis de Occidente y la familia

20/04/2012.  El Servicio Voluntario, la mejor defensa del consumidor.

06/04/2012.  Las negaciones de Pedro

20/03/2012.  En caso de duda, a favor de la muerte

14/03/2012.  Los mártires del siglo XXI

09/03/2012.  ¡Justicia!¡Justicia!

07/03/2012.  “Católicos y evangélicos debemos anunciar juntos a Jesucristo”

28/02/2012.  La droga del cautiverio

27/02/2012.  Teresa de Calcuta: Dios tiene sed del hombre.

27/12/2011.  Un gran desafío en la Argentina: Trabajar por la unidad y el diálogo

24/12/2011.  El recuerdo de Belén

21/12/2011.  Una enciclopedia digital que despierta sospechas

17/11/2011.  ¿De qué rumbo hablan?

02/11/2011.  Apostar por la Vida

30/10/2011.  La Odisea de la Vida

14/10/2011.  ¿Billetera mata Valores?

19/09/2011.  El eclipse de Dios

01/09/2011.  Retirarse. Una oportunidad para volver a conectarse con lo trascendente.

02/07/2011.  Tiempos de impunidad

01/07/2011.  De dioses y de hombres

30/04/2011.  Apóstol de la misericordia

30/04/2011.  Un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad

29/04/2011.  Un testimonio de Misericordia

24/04/2011.  Diálogo en el Gólgota

13/04/2011.  "¡No tengan miedo!", un pedido de Juan Pablo II que sigue vigente.

10/04/2011.  El tesoro de la Madre Teresa

18/03/2011.  El caso de Asia Bibi

01/03/2011.  El contagio de la libertad

25/12/2010.  El pesebre de Belén

15/12/2010.  Sin política inmigratoria

23/11/2010.  Las mentiras del ministro

23/11/2010.  No repetir errores

02/11/2010.  La capilla ardiente y las profecías

31/08/2010.  El Arca: un signo de esperanza

26/08/2010.  Homenaje a Santiago de Liniers a 200 años de su fusilamiengto

02/08/2010.  El derecho a creer (versión completa)

29/06/2010.  Por qué ir a la marcha del 13 de julio

09/06/2010.  Los mártires de Argelia siguen conmoviendo

16/05/2010.  El derecho a creer (*)

06/05/2010.  Carta abierta a los Senadores

18/04/2010.  ¿Qué país queremos?

29/03/2010.  Vía Crucis

07/02/2010.  El "cirKo" nacional

23/12/2009.  La Declaración de Manhattan

16/12/2009.  El secreto de la Madre Teresa: el llamado de Dios para dedicarse a los pobres

26/11/2009.  "La macetita"

12/11/2009.  Matrimonio entre homosexuales

24/09/2009.  Salir de la pobreza

03/09/2009.  RSE y contenidos de la televisión

18/08/2009.  Votar de otra forma

28/07/2009.  Indeclandia

28/07/2009.  Hacia el voto cibernético

24/06/2009.  A la hora de votar

16/06/2009.  El corazón de la política

15/04/2009.  Hacia un cambio sistémico.

05/03/2009.  El fantasma del fraude.

14/01/2009.  El COMFER sin respuestas

31/12/2008.  Entre la mentira y la verdad

17/12/2008.  Por amor a la vida

26/11/2008.  La hora republicana

08/10/2008.  La Argentina de la esperanza

10/09/2008.  La fuerza de la fe en María

28/07/2008.  Hacia el voto cibernético

11/06/2008.  La relación entre la Iglesia y el Estado pasa por su peor momento

14/05/2008.  San Pedro y el fin de un antiguo enigma

31/03/2008.  La violencia engendra más violencia

13/12/2007.  Por el camino del reencuentro

03/01/2007.  Apóstol de Misericordia

01/12/2006.  Dos momentos para la esperanza

30/11/2006.  AICA estubo en la casa de María

10/10/2006.  La hora de la dignidad republicana

24/09/2006.  El escándalo de la pobreza

06/04/2006.  Otro mártir

14/03/2006.  Un viaje a la esperanza

15/03/2005.  Las caras de la libertad

07/01/2005.  Distintos Gemidos

25/12/2004.  Tiempo de Navidad

16/07/2004.  Obligados a crear empleo

06/06/2004.  Asistencialismo versus Promoción

16/03/2004.  Recuerdos del colegio

05/11/2002.  Es momento de Reaccionar

01/10/2002.  Mensajero de la misericordia

11/06/2000.  Tiempo de diálogo entre padres e hijos

Salir de la pobreza
24/09/2009 - Valores Religiosos.
 
 

Hemos escuchado el llamado del Papa dirigido a todos los argentinos para realizar un “esfuerzo solidario” a fin de “reducir el escándalo de la pobreza e inequidad social” que reina en nuestro país. Hemos oído también al cardenal Jorge Bergoglio levantar su voz en San Cayetano y decirnos que en medio de tal escándalo “hay gente que sobra y es dejada de lado, tirados en verdaderos volquetes existenciales”. Mientras tanto, en el ámbito político, se discuten todavía los niveles reales de pobreza, ya que el gobierno nos ha privado hace más de tres años de los números ciertos y confiables que elaboraba hasta entonces el INDEC. Seguramente el dato se acerque más al 40% que señala la Universidad Católica Argentina que al 16% del discurso engañoso del ex Presidente Néstor Kirchner. Pero lo concreto es que debemos actuar ante este flagelo.

¡Argentinos, a las cosas!, nos decía en 1939, el gran filósofo español, José Ortega y Gasset. Y cuánta razón tenía. Porque si hay algo que nos cuesta como nación es pasar de las palabras a los hechos. Y actuar en este caso significa tomar medidas urgentes para combatir la pobreza y lograr reducirla. Seguramente lo primero en lo que hay que pensar es que para salir de la pobreza hay que trabajar y mucho. No se sale en forma mágica, ni por ósmosis. Se requiere un cambio en la mentalidad nacional para predisponerla al sacrificio y el esfuerzo compartido. Una voluntad de trabajo como la que tenían los inmigrantes que llevaron el país a los primeros planos de la economía mundial a fines del siglo XIX y que fue mermando debido a la demagógica distribución de la abundancia que se practicó posteriormente a través de políticas facilistas y populistas.

Asimismo, desde el Gobierno, habrá que elaborar propuestas consensuadas, transparentes y efectivas que permitan canalizar dicho cambio de mentalidad y compromiso social, tales como: liberar todas las trabas existentes a la producción nacional de bienes y servicios; generar confianza y seguridad jurídica para los inversores, de manera que se pongan en marcha proyectos productivos que generen empleo; practicar una reforma impositiva que elimine impuestos inequitativos como el IVA (que recae sobre toda la población por igual) reemplazándolo por un pequeño impuesto a las ventas; modificar las políticas de acción social que favorecen el clientelismo político, instrumentando un ingreso mínimo a la niñez desprotegida a cambio de escolaridad obligatoria; fomentar la acción mutual y cooperativa mediante incentivos legales y financieros que apunten al desarrollo de micro emprendimientos; erradicar y/o urbanizar las villas miserias a través de planes de entrega de títulos de propiedad en terrenos fiscales y programas de retorno a lugares de origen; luchar contra el narcotráfico en forma efectiva, mediante la radarización del espacio aéreo, el control satelital de plantaciones y laboratorios y la puesta en marcha de una política inmigratoria eficaz; incentivar el trabajo de las ONG que tienen fines sociales mediante un cambio en el impuesto a las ganancias que permita a las empresas efectuar mayores aportes y donaciones; etc…

Tuve la suerte hace unos años de conocer al padre Pedro Opeka, sacerdote argentino de la Congregación para la Misión de San Vicente de Paul, quien trabaja hace más de 35 años en la República de Madagascar, uno de los países más pobres del mundo. El padre Pedro es reconocido mundialmente por su lucha contra la pobreza y fue propuesto por al menos cuatro países para el Premio Nobel de la Paz (lamentablemente, todavía no por la Argentina). ¿Los motivos? Consiguió sacar a miles de personas de los basurales de los suburbios de la capital malgache y darles una vida más digna. ¿Por qué lo hizo? Conmovido al ver como un grupo de niños peleaban en el basural contra los cerdos por un trozo de comida, se dijo a sí mismo: “Esto no puede ser. Esto no es de Dios. Es el pecado del hombre. Debo hacer algo por ellos”. ¿Cómo lo hizo? Es una larga historia que trataré de resumir en tres párrafos.

Primero presentaré el cuadro de situación imperante, que no es muy distinto al que podemos ver en algún sitio del Gran Buenos Aires. Imaginen a miles de personas viviendo lisa y llanamente en un gran basural, en casas de cartón, de un metro y medio de altura. Gente hurgando en la pobre basura de un país pobre, donde lo que se tira es de muy escaso valor. Imaginen que mucha de esa gente cuando no está en el basural anda por las calles de la ciudad mendigando, alcoholizándose, vendiendo droga o prostituyéndose. Imaginen por último a esos niños, sucios, descalzos, que no van a la escuela, disputándose un trozo de carne con los cerdos. Y ahora, hagan un último esfuerzo y sientan el olor hediondo que despide la basura podrida, vean el humo que se levanta de día por la quema de los desperdicios y de noche por la combustión de los gases, escuchen el zumbido de las moscas, el batir de las alas de las aves de rapiña y los voces de hombres, mujeres y niños revolviendo en la basura en busca de sustento sin encontrarle sentido a la vida.

Pedro Opeka llegó una mañana a ese lugar, se bajó de la moto, entró agachándose en cuatro patas a una de esas casuchas de cartón y reunido con tres o cuatro dirigentes les dijo. “Si ustedes están dispuestos a trabajar, yo los voy a ayudar”. Allí nació un compromiso consensuado, simple y concreto que dio lugar a la futura Asociación Humanitaria Akamasoa. “Ustedes trabajan”. “Yo los ayudo”. Y ante el sí de aquella gente marginada y excluida, que quería recuperar su dignidad, Pedro se puso en marcha. Debía conseguir tierras fiscales y ayuda económica, para sembrar la tierra, construir viviendas y sacarlos de ese infierno. Cuando la lucha contra la pobreza comenzó a obrar los primeros resultados, fueron ampliando los compromisos. “Los niños no pueden ir más al basural y deben estudiar. Los adultos deben dejar el alcohol, el juego y las drogas. Todos deben trabajar en algo digno”. Con ayuda económica extranjera empezaron a levantar pueblos, bien en el campo, bien en los alrededores del basural. Y como las obras estaban a la vista, las donaciones continuaron. Casas hermosas construidas por la misma gente del basurero, dispensarios, escuelas, un gran estadio deportivo y hasta un hospital. Explotando unas canteras aledañas, generaron a su vez fuentes de trabajo, que fueron ampliando a través de una fábrica de muebles, talleres mecánicos y centros de producción de artesanías. Hoy cerca de veinte mil personas viven en los pueblos de Akamasoa (que quiere decir: “Los Buenos Amigos”), nueve mil niños asisten a las escuelas, cuatro mil personas tienen trabajo en las empresas o en la prestación de servicios de salud y educativos de la Asociación. Sí, un sueño hecho realidad, al que deben agregarse casi doscientas cincuenta mil personas que han pasado en más de 25 años por el Centro de Acogida donde se les da ayuda temporal.

Termino con algunas frases del padre Pedro Opeka, que pueden ayudarnos en nuestra propia lucha contra la pobreza en Argentina (se puede consultar la página: www.amigospadrepedro.com.ar) "La pobreza no es una fatalidad del destino, es algo producido por los hombres, sobre todo por los dirigentes que prometen y no hacen". "En una parte del mundo pareciera que no hay futuro, porque no hay medios y, en la otra, sobran los medios pero se utilizan mal, en forma egoísta, cuando la riqueza debiera ser compartida". "Cuando los recursos sociales los maneja el Estado, no llegan a donde deben llegar, van a parar a otro lado, generalmente a los bolsillos de los políticos, sobre todo en los países subdesarrollados". "Nadie que ve un chico muriéndose de hambre puede ser indiferente". "Hay que generar empleos, para que todo el mundo pueda vivir dignamente. Pero, lamentablemente, lo que vemos en el mundo de hoy es que millones de personas viven por debajo de la línea de pobreza, directamente en la exclusión". "En Akamasoa no damos nada sin exigir el trabajo a cambio, cuando se trata de personas fuertes y de buena salud. En nuestros pueblos se trabaja, se escolariza a los niños y se respeta la disciplina comunitaria. Mi idea es que todo proyecto social debe estar centrado en la contraprestación, salvo cuando se trate de casos extremos". "El modelo de promoción humana de Akamasoa es replicable en todo el mundo, porque se basa en algo muy simple: el respeto por cada ser humano. Todos tienen lo mínimo necesario para vivir una vida digna".